rainbow

Archive for February, 2012

AGIOGLOBAL PONE EN PRÁCTICA EL OUTDOOR TRAINING EN SU EQUIPO FORMANDO PARTE DEL RODAJE DE LA SERIE “TOLEDO”

Actores por un día.
Desde AgioGlobal queremos compartir uno de los servicios que estamos desarrollando en la compañía y que ha sido especialmente singular. En este caso, se trata de un Outdoor Training y ha tenido como escenario la serie de TV de Antena 3 ‘Toledo’.

Siguiendo los principios del Aprendizaje Experiencial, diseñamos un taller vivencial que ha tenido como participantes a nuestro propio personal. Durante un día se han metido en el papel del rodaje de la serie ‘Toledo’ desempeñando el rol de figurantes en diversas escenas de la serie.

Buscábamos fortalecer el espíritu de equipo, la adaptación al cambio, la perseverancia, la empatía, el sentido de pertenencia, la orientación al éxito y, sobre todo, la participación. La experiencia fue inolvidable y el comportamiento del equipo ejemplar, soportando más de 10 horas para conseguir las escenas perfectas.

Este tipo de vivencias permiten a los participantes usar los 5 sentidos, experimentando sensaciones, emociones y situaciones, “dándose cuenta” de los aspectos que deben mejorar y encaminándolas luego a asumir compromisos de acción. De aquí, que durante el día de rodaje y metiéndonos en el rol de los personajes, hemos puesto en práctica uno de los pensamiento de Ernesto Yturralde, “experiencia no es lo que le sucede a un individuo, sino lo que el individuo, hace con lo que le sucede”

Os mostramos un video de la experiencia y animamos a las empresas a poner en práctica este tipo de metodología de aprendizaje que fortalece las organizaciones. No debemos olvidar que haciendo las cosas es como mejor aprendemos y recordamos.

Link video: AgioGlobal – Actores por un día

Fuente: AgioGlobal

SIN DESIGUALDAD DE GÉNERO LA PRODUCTIVIDAD AUMENTARÍA UN 25%

A finales de diciembre el Banco Mundial publicaba un informe sobre cómo estaba repercutiendo la igualdad de género en la actualidad económica y los sistemas de trabajo. En el estudio se percibe una notable mejoría al respecto, aunque en parte se debe a que la crisis ha incidido en sectores en donde predomina el género masculino.

Tras la aparición de este informe, el Consejo Económico y Social (CES) en nuestro país y que sirve como órgano consultivo del Gobierno, ya que están integrados tanto sindicatos como organizaciones empresariales, presentaba el mismo día otro estudio sobre la materia, pero basándose en datos nacionales.

En los resultados se puede observar ciertos avances registrados en España a consecuencia de la Ley de Igualdad de 2006, pero el informe también advierte sobre una menor preocupación por parte de las empresas que contratan debido a la crisis. Si se analizan los datos y teniendo en cuenta que desde 2003 el CES no ha publicado ningún estudio tratando este asunto, se observa que en entre 1997 y 2007 la tasa de actividad femenina aumentó 10 puntos, situándose en el 48,9% y el índice de empleo creció en 16 puntos, llegando a un 43,6%. En la actualidad y con la llegada de la crisis, la diferencia entre la participación masculina y femenina ha disminuido de 20 a 16 puntos en tan solo tres años, en donde también hay que tener en cuenta que a nivel general la tasa de empleo ha disminuido de 21 a 13 puntos.

Por lo tanto, aunque la disparidad de contratación entre un género y otro se haya reducido, su motivo no se debe tanto a una mayor concienciación social, sino a que la situación actual ha repercutido en la actividad económica de sectores en donde los contratados son substancialmente hombres.

De aquí se desprende la conclusión del informe del CES en donde señala que a pesar de una notable mejoría en la contratación femenina con la aparición en 2006 de la Ley de Igualdad, se trata de “un proceso aún no concluido” y en el que hay que seguir insistiendo en tiempos de incertidumbre económica, ya que para la recuperación es necesario que intervengan todos los sectores de la sociedad.

Según el Banco Mundial, “la productividad aumentará si se aprovechan más las aptitudes y talentos de las mujeres. Eliminadas las barreras discriminatorias para las mujeres se podría aumentar la productividad hasta un 25%”. Ésta Institución, junto con el CES y la Comisión Europea mantienen que se trata de una medida necesaria para afrontar la época actual y también, para renovar el mercado laboral ante en el envejecimiento de la población.

Fuente: lavanguardia.com

SER ADICTO AL TRABAJO NO TIENE POR QUÉ SER NEGATIVO

Un reciente estudio realizado en Francia por la Escuela de Negocios Rouen refleja que ser ‘workaholic’ tiene aspectos positivos en lo que a motivación, satisfacción profesional y autoestima se refiere. Lo complicado es saber mantener el equilibrio y no traspasar la línea que separa la ‘adicción’ positiva de la pseudoexplotación.

Según este estudio la diferencia entre ser un adicto al trabajo con consecuencias positivas y que la dependencia se convierta en algo perjudicial, deriva en que las tareas y el ritmo debe ser algo autoimpuesto por el individuo. Así, la escuela de negocios francesa mantiene que este tipo de sujetos encuentran el equilibrio personal y la conciliación, en un barómetro con índices diferentes a los del resto de profesionales. De esta forma, lejos de tratarse de un hábito perjudicial para la salud, convierten su estrés y horas de dedicación en valores provechosos para la sociedad y el empleador.

Se trata por lo tanto de personas que a través del trabajo y de cumplir los objetivos que se marca, colma sus ansias de realización. Yehuda Baruch es el autor del estudio y compara esta adicción con la del chocolate, “Disfrutar de ese manjar no tiene por qué ser una condición debilitante. Puede ser saludable y reporta placer y energía. De forma similar, los workaholics reciben la contraprestación del disfrute por el trabajo. Si esto no menoscaba la propia salud mental o física, no hay motivo para prohibir lo que les reporta satisfacción”.

Workaholic ¿positivo o negativo?

Este tipo de postura ante las responsabilidades laborales deja de ser beneficioso en el momento en que las tareas se convierten en cargas y obligaciones impuestas debido a necesidades económicas o imposiciones de los jefes.

Otro estudio, en este caso realizado en Estados Unidos, por la consultora Catalyst y Brandeis University, recoge diferentes datos al respecto. Por ejemplo, 7 de cada 10 trabajadores reconocen que el trabajo extremo está perjudicando a su salud; casi un 50% asume que complica su matrimonio y a más de la mitad le afecta en la relación con sus hijos. Aún así, el 70% de los workaholics está dispuesto a sacrificar su bienestar y actividad social, aunque de éstos, cuatro de cada diez reconoce que no podrá llevar ese ritmo de vida más de un año.

Por lo tanto hay que tener cuidado y saber distinguir qué es lo que diferencia un perfil de otro, sobre todo ahora que debido a la situación actual muchas empresas presionan a sus empleados, perjudicando así su capacidad de producción y equilibrio, junto con la aceptación y complicidad que genera, por ejemplo, el miedo a perder el empleo. Por lo tanto, queda en manos del trabajador analizar si tener una jornada laboral de más de 70 horas a la semana, estar pegado al teléfono y al correo electrónico y dedicar sus momentos de ocio a encuentros dentro del ámbito laboral, son actividades que necesita cumplir para sentirse bien, o por el contrario, se trata de obligaciones que le marcan otros.

Fuente: Expansión.com

You are currently browsing the blog archives for February, 2012.