rainbow

Archive for July, 2013

Liderazgo, consecuencia de una comunicación bien practicada

A día de hoy, ya es obvio decir que el liderazgo está estrechamente  relacionado con la comunicación, pero efectivamente es así.  Es más, ya resulta difícil imaginar un líder que no sea un buen comunicador. Y es que constantemente comunicamos, no sólo con palabras, sino también con gestos, miradas, incluso con movimientos corporales.  El buen líder, se ayuda de sus dotes comunicativas para motivar, para implicar y para inspirar a los que le rodean, porque aunque evidentemente un verdadero líder debe tener habilidades excepcionales de escucha, no puede existir un líder que no sepa comunicar. El liderazgo es al fin y al cabo, un fenómeno basado en relaciones interpersonales.

Algo que va de la mano en esto de saber comunicar en la empresa, es que el mensaje en sí debe ser eficaz. Cuando hablamos de eficacia, hablamos de coherencia, y con esto nos referimos a que se debe involucrar a todo el equipo. ¿Cómo comenzar? El primer escalón debe ser la comunicación interna, asegurándonos de que compartimos los mismos valores y objetivos. Además, si el mensaje no es creativo, no causa ningún tipo de impacto en el público, por lo que la creatividad es otra de las claves de una comunicación eficaz. Somos receptores de millones de mensajes al día, y por mucho que algunos de ellos vengan de parte del líder, no nos causará mayor impacto.

La capacidad de convencer a través de lo que se comunica es lo que persigue cualquier  líder ante su equipo, pero nadie puede permitirse partir de la idea de que se es poseedor de la verdad absoluta. La vida al igual que la comunicación, es una negociación constante en la que debemos dejar siempre un margen de flexibilidad para poder alcanzar puntos de encuentro. Un verdadero líder se debe hacer así mismo accesible porque así también lo será para los demás, y como resultado, el equipo estará más motivado, será más productivo y se esforzará más para conseguir los objetivos generales de la organización.

Eso sí, un buen líder ante todo debe generar confianza, si no, aún siendo el mejor comunicador del mundo, todo lo anterior no valdrá para nada. La clave está en acompañar lo que se dice de lo que se hace.  

Tal y como afirmó Javier Reyero en el desayuno-coloquio celebrado junto a AgioGlobal “Lidera y gestiona tu equipo de forma práctica y amena”, “el liderazgo es una consecuencia de la comunicación bien practicada, del mismo modo que hacerlo mal es la puerta de entrada al desastre en la gestión de equipos”. Definitivamente no puede existir un líder que no sepa comunicar. El liderazgo es un fenómeno basado en las relaciones interpersonales.

Fuente:AgioGlobal

Cómo aplicar la programación neurolingüística y la inteligencia emocional en una entrevista de trabajo

Tener éxito en una entrevista de trabajo es mucho más fácil si se utilizan instrumentos como la inteligencia emocional y la PNL.

En un momento como el actual donde a cada oferta laboral se presentan numerosos candidatos emplear todas las herramientas de comunicación disponibles es fundamental para ser elegido. Aquí están algunas de ellas procedentes de la inteligencia emocional y la Programación Neurolingüística (PNL):

Herramientas de la Inteligencia Emocional:

* Escucha activa: es fundamental leer o escuchar con atención la oferta de trabajo que se nos hace, a fin de apostar por aquellas que se ajustan a nuestro perfil. Además debemos adaptar nuestro CV a la oferta, de manera que resaltemos en él aquello que se considera importante por parte de la empresa que ofrece el puesto.  

* Honestidad: adaptar el CV no quiere decir que mintamos en él. Las mentiras en nuestra historia profesional pueden hacer que en la entrevista estemos más nerviosos de lo normal. Si el CV se ajusta a lo que hemos vivido podremos mostrar una mayor seguridad.  

* Neutralidad: saber gestionar correctamente nuestras emociones es fundamental para mostrarnos, ante el entrevistador, tranquilos y confiados en nuestras posibilidades. Mostrar inseguridad o excesivos nervios no da una buena impresión.

* Gestión del miedo: a pesar de lo que a veces se considera, el miedo es una emoción positiva que nos ayuda a estar atentos. El miedo hay que llevarlo a un lado, acompañándonos, no delante, puesto que nos paralizaría, ni detrás, que nos empujaría.

* Evitar los comentarios inapropiados: a la hora de responder a las preguntas del entrevistador es fundamental evitar los juicios sobre los trabajos o los “jefes” anteriores, puesto que eso sólo nos descalifica a nosotros mismos.

* Optimismo: mantener una visión positiva de la vida y de la entrevista que se va a realizar. Un trabajador pesimista o depresivo no es apetecible para una empresa.

* Empatiza: ponerse en la piel del entrevistador es muy interesante. Antes de ir a la entrevista piensa: ¿qué tipo de persona querrán para ese puesto de trabajo? ¿qué necesitan? Si puedes anticipar lo que el entrevistador quiere  podrás ajustarte mejor a sus deseos y conseguir el empleo.

Herramientas de la Programación Neurolingüística (PNL):

* Gestión de la zona cómoda: el ser humano se encuentra más confortable si conoce el lugar dónde está. Por ello es interesante que, un día previo a la fecha de la entrevista, nos acerquemos hasta el sitio para conocer la calle, el portal, etc… el día de la entrevista iremos más tranquilos y confiados.

* Visualización: al igual que los deportistas realizan ejercicios de concentración y visualización, también nosotros podemos prepararnos para la entrevista previamente. Para ello, está bien que, con un proceso de ojos cerrados, nos imaginemos en la entrevista y pensemos en lo que nos vamos a encontrar allí, qué nos van a decir, qué vamos a escuchar, a ver, e incluso imaginarnos la sensación de tranquilidad que vamos a sentir.

* Anclaje de seguridad o relajación: la PNL nos enseña a “capturar” sensaciones de experiencias pasadas, como la de seguridad o la de relajación, para emplearlas cuando las necesitemos. En una entrevista de trabajo nos puede hacer falta sentir esa seguridad o esa relajación para enfrentarnos a ella con más tranquilidad.

* Calibración y rapport: durante la entrevista hay dos herramientas básicas de la PNL para utilizar. La calibración consiste en la observación de la otra persona para ajustar nuestros gestos, postura, respiración, voz y lenguaje al del entrevistador. Cuanto más parecidos seamos a él más le gustaremos en la entrevista.

* Reforzar nuestras creencias potenciadoras y desechar las creencias limitantes: frases como “yo puedo” o “yo soy capaz” nos apoyan para enfrentarnos a la entrevista con más fuerza. Por el contrario, ideas como: “no me lo van a dar”, “seguro que cogen a otro”, no nos ayudan. ¿Y si vas con la idea de que “con el no ya voy”? Si luego te dan el sí, ¡fenomenal!

Conociendo estas herramientas y sabiendo utilizarlas adecuadamente nuestras posibilidades de éxito en una entrevista de trabajo se incrementan.

En el libro “¿Estás comunicando?” de LID Editorial Empresarial especifico cómo se emplean cada uno de estos instrumentos. ¡Merece la pena conocerlos!

 

                   Mónica Pérez de las Heras

Directora Técnica de la Escuela Europea de Oratoria

Autora de “¿Estás comunicando?”, de LID Editorial Empresarial

Algunos trabajadores pueden esconder un líder. ¿Sabe cómo descubrirlo?

¿Cree que en su empresa falta liderazgo? Quizás no sea así y sólo esté pasando por alto algunas pistas que le indicarán si en su plantilla existen trabajadores que cuentan con un gran potencial y cuya forma de actuar puede convertirles en futuros líderes de equipos que pueden asumir mayores responsabilidades en el futuro y guiar el barco de su empresa a buen puerto. Éstas son algunas señales a las que debería prestar atención:

•Acciones por encima de palabras. Observe cuáles de sus empleados son los que toman decisiones acertadas antes de que se les diga nada y que tienen ideas para afrontar los nuevos escenarios que se presentan en su empresa. Y no deje que su atención se centre sólo en aquéllos que están permanentemente diciendo lo que han hecho o lo que van a hacer. Los trabajadores proactivos deben ser su prioridad.

•No se deje llevar por las apariencias. Si tiene un empleado que se sale de lo común y que no se ajusta al modelo seguido por el resto, no crea a priori que se ha equivocado al incorporarlo a su empresa. A veces, un estilo distinto o una manera diferente de ver las cosas, puede aportar ideas innovadoras.

•Atento a los errores. Las equivocaciones que se producen en el día a día de su empresa pueden ser una buena oportunidad para detectar liderazgos emergentes. Fíjese en quién asume las consecuencias y la responsabilidad por los errores, quién da la cara y cómo explica su forma de actuar. Las situaciones adversas son un buen escenario para que destaque el liderazgo escondido.

•Comportamientos solidarios, un valor en alza. Esté atento a aquellos trabajadores a los que todos los demás piden ayuda, que saben cómo actuar en distintas situaciones, que no tienen inconveniente en compartir información con sus compañeros y que no dudan en ser solidarios con los que se quedan atascados en sus tareas.

Y no olvide que una vez que ha detectado en su plantilla a un líder potencial, le será de gran utilidad contar con planes de formación y desarrollo para que éste pueda ir asumiendo nuevos retos y nuevas funciones, de forma que su empresa pueda pulir ese “diamante en bruto” que ha tenido la suerte de encontrar.

Fuente: Asesoriza

You are currently browsing the blog archives for July, 2013.