rainbow

Archive for August, 2013

Decálogo para una formación estival productiva.

Cada vez son más los que aprovechan el verano y las vacaciones para realizar algún tipo de formación, especialmente en inglés e informática.

Para aprovechar al máximo la temporada estival, en AgioGlobal hemos elaborado un decálogo que ayuda a los que, interesados en aprender o reforzar sus conocimientos, puedan sacar el máximo provecho.

- Elige bien tu curso de formación

Aunque siempre que se realiza un curso de formación es para ampliar conocimientos, lo ideal es formarse en nuevos sectores y materias que nos permitan conocer nuevos terrenos profesionales. Por ejemplo alguna formación en Recursos Humanos o Redes Sociales son algunas de las áreas que nos pueden permitir tener nuevas aptitudes que poder aplicar a nuestra carrera profesional.

- Apuesta por la especialización

Adquirir nuevos conocimientos de cualquier materia siempre es algo positivo y puede suponer la primera toma de contacto con una disciplina. Sin embargo, no debemos abusar de tener una formación muy amplia y diversa. El verano puede ser la época perfecta para encaminar nuestra formación. Lo más recomendable es buscar un curso que nos ayude a especializarnos en una materia que nos guste o que nos permita destacar los puntos más importantes de nuestra carrera profesional.

- Prioriza tus necesidades formativas

El tiempo es limitado y el verano y las vacaciones aún más. Por eso, y una vez que tienes claro que quieres realizar un curso de formación, establece prioridades entre las materias y conocimientos que desearías adquirir, con el fin de dedicar el tiempo justo y necesario a cada una de estas variables.

- Ponte retos

Ten muy claros cuáles son los objetivos que te gustaría alcanzar con la formación que vas a realizar en verano y establece unos retos a superar. Estas metas tienen que ser realistas y deben ser asumibles, pero implicando una cierta dosis de esfuerzo. Los primeros objetivos siempre han de ser más asumibles, mientras que los finales deberán conllevar un mayor y constante esfuerzo.

- Presencial u online. Tú decides

Las posibilidades de formación a tu alcance, especialmente en verano, son muy amplias, así que está en tu mano decidir si prefieres que sea una formación presencial que te exija acudir a un determinado lugar o si optas por una formación online. En este sentido, cabe señalar que cada vez son más los que apuestan por la formación a distancia a través de Internet (e-learning), especialmente en verano, puesto que estas herramientas nos permiten seguir aprendiendo desde cualquier lugar y en cualquier momento.

- Fíjate en los ponentes

Al matricularse en cursos o seminarios es importante tener en cuenta además de la materia, el ambiente y los ponentes, que en muchos casos puede determinar el éxito de las nuevas materias que vas a adquirir. Además, en muchas ocasiones estos programas formativos reúnen a personalidades importantes con los que puede ser interesante establecer algún contacto.

- Haz networking

Ya sea con estas personalidades, con los profesores o con tus propios compañeros de clase, una de las herramientas que más útiles nos pueden resultar de realizar un curso de formación es el networking. Además, el verano es una buena época para realizar este tipo de contactos profesional, porque además se da en un ambiente diferente al que suele darse el resto del año y esto hace más fácil la relación con los profesionales y por lo tanto con las empresas que tienen algo que ver con ellos.

- Mimetízate: vete al extranjero

Los idiomas siguen siendo una de las materias de mayor demanda en lo que a formación se refiere, especialmente el inglés (aunque alemán y chino están recibiendo cada vez más solicitudes). Pasar una estancia en el extranjero es una de las mejores opciones para la época estival y uno de los mejores recursos para aprender un idioma. Además, la experiencia de vivir fuera de nuestras fronteras no sólo nos puede suponer una gran experiencia vital, sino que las empresas valoran mucho este tipo de formación.

- Valora la inmersión lingüística

Si te da un poco de miedo irte unas semanas a un país con un idioma que aún no dominas o tus recursos económicos no permiten esta opción, valora la posibilidad de realizar un programa de inmersión lingüística. Se trata de cursos intensivos donde los estudiantes conviven durante un período de tiempo con voluntarios nativos del idioma que se desea aprender. Todo lo que se realiza durante la duración del programa está orientado a la mejora de la capacidad comunicativa de los alumnos y por lo tanto todas las actividades que se realizan son conjuntas con los nativos. Dado que el aprendizaje es muy intenso, suelen ser cursos de corta duración y además no es necesario viajar al extranjero.

- Explora nuevas vías de formación

La formación no tiene por qué ser aburrida ni algo tedioso. Si eres de los que tienes el firme propósito de aprovechar este tiempo para formarte pero también necesitas desconectar, lo mejor es que explores nuevas vías de formación, puesto que, no en vano, se pueden aprovechar estos meses para formarse desde otra perspectiva, realizando actividades que pueden ser incluso al aire libre: visitar museos, exposiciones, ferias, etc.

¿Cuánto tiempo llevamos dando vueltas en la misma dirección?

Lo que empieza con la fábula de Rémulo, se convierte en seguida posiblemente, en una de las mejores conferencias sobre comunicación y oratoria dadas en los últimos tiempos. La protagonista no es otra que Mónica Pérez de las Heras, periodista especializada en PNL, conferenciante y Directora Técnica de la “Escuela Europea de Oratoria”.

“A pesar de todas las técnicas de comunicación existentes vivimos en un mundo cada vez más incomunicado”.  Mónica nombra como elementos claves para una buena oratoria la naturalidad, humildad y hablar desde el corazón.  Pero esto no lo es todo, sino que se debe acompañar de ciertas técnicas que nos harán mejorar la comunicación con nosotros mismos y los demás: técnicas como la Inteligencia Emocional y la PNL.

Y es que tal y como Mónica afirma, se puede ser un buen profesional y un importante empresario, pero hablar en público es fundamental.

En esta conferencia Mónica nos da todas las claves para hacerlo, y si conseguimos aplicarlo, “llega un momento en que en la oratoria integramos todo lo aprendido y ya no hay que pensar, simplemente disfrutar.”

“Cuando acabéis de ver esta conferencia, no vais a mirar a las personas de la misma forma”. Así lo afirma Mónica y lo ratificamos desde AgioGlobal.

Peligro ¡verano!: Medidas low cost para evitar los riesgos del calor.

Mayor probabilidad de que aumenten los accidentes de trabajo, agravamiento de dolencias previas (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, cutáneas…), aparición de las enfermedades relacionadas con el calor… son algunos de los riesgos y daños para la salud que puede generar el estrés térmico por calor en los trabajadores. Éstas son las medidas preventivas que deben adoptar tanto su empresa con sus trabajadores para evitar riesgos, muchas de las cuales no tienen coste o éste es pequeño:

Lo que debe hacer su empresa:

- Informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos, efectos y medidas preventivas. Formarles en el reconocimiento de los primeros síntomas de las afecciones del calor en ellos mismos y en sus compañeros.

- Cuidar que todos los trabajadores estén aclimatados al calor de acuerdo con el esfuerzo físico que vayan a realizar.

- Disponer de sitios de descanso frescos, cubiertos o a la sombra y permitir a los trabajadores descansar cuando se encuentren mal.

- Proporcionar agua fresca y aleccionar a los trabajadores a que beban con frecuencia.

- Modificar procesos de trabajo para eliminar o reducir la emisión de calor y humedad y el esfuerzo físico excesivo.

- Reducir la temperatura en interiores favoreciendo la ventilación natural, usando ventiladores, aire acondicionado…

- Organizar el trabajo para reducir el tiempo o la intensidad de la exposición.

- Garantizar una vigilancia periódica de la salud específica para los trabajadores que tengan problemas cardiovasculares, respiratorios, renales o diabetes, ya que son más sensibles a los efectos del estrés térmico.

Lo que deben hacer sus trabajadores:

- Informar a sus superiores de si están o no aclimatados al calor, si han tenido alguna vez problemas con el calor…

- Adaptar el ritmo de trabajo a su tolerancia al calor.

- Descansar en lugares frescos cuando tengan mucho calor. Si se sienten mal, cesar la actividad y descansar hasta que se recuperen.

- Beber agua con frecuencia.

- Evitar comer mucho y las comidas grasientas.

- No tomar alcohol. Evitar bebidas con cafeína y las bebidas muy azucaradas.

- Ir bien descansados al trabajo. Refrescarse al finalizar el trabajo.

- Usar ropa de verano, suelta, de tejidos frescos y colores claros que reflejen el calor radiante. Proteger la cabeza del sol.

Fuente: Asesoriza

You are currently browsing the blog archives for August, 2013.