rainbow

Archive for September, 2015

Cómo superar el síndrome postvacacional

sindrome-postvacacional2

Los días de descanso son ya parte del pasado. Es momento de enfrentarse a la rutina del trabajo diario y a ese moderno ‘síndrome post-vacacional’ en el que las personas se encuentran de bajón, irritabilidad, tristeza, apatía, nerviosismo, tensiones musculares y cambios de humor.

Para combatir estos síntomas, desde AgioGlobal queremos compartir este práctico decálogo de consejos para el trabajador que vuelve a la oficina:

1. Segmenta las vacaciones

Es más productivo segmentar las vacaciones y disponer de varios descansos a lo largo del año. Una buena idea es escoger dos semanas seguidas de vacaciones, por ejemplo en verano, para que sea un período suficientemente largo que nos permita desconectar, y distribuir el resto de los días libres en otras épocas. Esto hace que el año no nos resulte tan largo y que siempre tengamos relativamente cerca un período vacacional.

2. Organiza una escapada de fin de semana

Un buen fin de semana de diversión en un bonito lugar puede ser una verdadera recarga de energía y una ruptura con lo cotidiano. es cierto que la duración es corta pero se puede aprovechar al máximo si se planea bien, además de ser una opción económica al tratarse de dos noches.

3. Empieza en el trabajo con calma y piensa en positivo

Lo mejor es no agobiarse, acudir al trabajo con una actitud relajada, sin adelantarnos a los acontecimientos y abordar tarea por tarea. Una buena idea es que el primer día de trabajo no sea un lunes. Si nuestras vacaciones por ejemplo acaban un martes y comenzamos a trabajar un miércoles, la vuelta será suave y fácil de llevar, y servirá para irnos acostumbrando.

4. Huye de la rutina

Puedes empezar por pequeños detalles que te aporten un poco de aventura. Cambia tu restaurante de siempre por otro de comida exótica, sal a pasear o a tomar algo por una zona que no suelas ir, elige diferentes actividades culturales y de ocio de tu ciudad, cocina recetas nuevas, organiza una fiesta sin motivo para tus amigos, apúntate a un curso cata de vinos o a clases de chino…

5. Concédete pequeños placeres

Trabajas duro, así que… ¿por qué no permitirte pequeños placeres? Prepárate un baño de burbujas, compra tu postre favorito, sal a cenar fuera, ve a una sesión de masaje, compra entradas para el cine o el teatro… todo es válido para hacerte sentir un poco mejor y mimarte.

6. Conserva una pequeña parte de tu modo de vida en vacaciones

Seguro que echas de menos las actividades que realizabas en las vacaciones. Si, por ejemplo, la comida del hotel o de la ciudad era fabulosa, trata de encontrarla o cocinarla tú mismo. Intenta aprender de las experiencias que descubriste en vacaciones y conservar la parte que puedas.

7. Aporta tu grano de arena para un ambiente de trabajo mejor

El ambiente de trabajo influye mucho en cómo nos tomamos la vuelta al mundo laboral. Puedes personalizar tu puesto de trabajo, añadir fotos de tus seres queridos de salvapantallas, poner música, quedar algún día a tomar algo al salir de trabajar… cualquier detalle que se te ocurra ayuda a que te sientas un poco más feliz.

8. El poder de las pequeñas metas en el calendario

Un sencillo truco es elaborar un calendario con fechas de cumpleaños, viajes cortos, fiestas y puentes, actividades que hayas programado y te encanten, visitas de amigos y familiares, cenas especiales… La clave es irse apoyando en las pequeñas metas, no esperar durante meses a las grandes que, a veces, incluso te decepcionan.

9. Deporte para la mente

Está demostrado que el deporte no sólo es excelente para el cuerpo, sino también para la mente. Apúntate a un gimnasio o a alguna actividad que te apetezca, las opciones son interminables: natación, yoga, clases de baile, pilates,… o simplemente sal a correr o a pasear por el parque con frecuencia. Además de estar en forma, te sentirás con más ánimo y energía.

10. No pongas todo el peso de tus logros en el trabajo

Es bueno ampliar nuestras miras y darnos cuenta de que el mundo no empieza y termina en el trabajo. Puedes colaborar con una ONG, intentar escribir un libro o pequeñas historias, tocar un instrumento de música, desarrollar ese hobbie que te encantaba… descubrirás como otras facetas de tu vida ganan importancia y aprenderás a realizarte por otro tipo de caminos al tiempo que enriqueces tu vida.

Fuente: elconfidencial.com

¿Bajones? La actitud es la clave

Desde AgioGlobal nos hacemos eco de las palabras de motivación que cuenta Carlos Alonso en su artículo ¿Bajones? Ni en broma.

positiva2

Hay momentos en la vida en los que nos vienen los bajones, que suelen ser momentos en los que algo que habíamos depositado muchas esperanzas no se ve culminado como esperábamos o que, habiendo salido como queríamos, significa un final de ciclo que estará expuesto a modificaciones. Y es en estos momentos como si quisiésemos congelar el paso del tiempo, aferrándonos al bienestar de esos instantes inolvidables y de gloria. Sea como fuere, ambas son circunstancias normales. Sólo faltaría que los seres humanos tuviésemos que mantener un tono vital siempre igual. Y es que por muy equilibrados que seamos, no solo las circunstancias extremas pueden zarandear nuestro ánimo sino cualquier cosa que haya sido significativa para nosotros y en la que seamos conscientes de que simplemente en el futuro va a ser diferente. Incluso hay veces en los que esos pensamientos se activan viendo a personas que creemos que gozan de esa felicidad.

Los seres humanos somos frágiles por naturaleza y son las circunstancias que rodean nuestra existencia las que pueden endurecernos o ablandarnos mentalmente. El habernos criado en un entorno de sobreprotección puede hacer que cuando seamos adultos seamos más permeables a estos vaivenes emocionales de la vida. Sin embargo, el haber nacido en un entorno de guerra, en un entorno marginal… por poner escenarios extremos en donde la supervivencia se gana cada día, indudablemente conllevan un mayor entrenamiento mental para la adversidad o para los ciclos digamos de tono bajo.

Pero detrás de los bajones y subidones siempre está la actitud que es la manera en cómo nos enfrentamos a la vida. Y una de las claves para tener una buena actitud y que salgamos victoriosos de estos vaivenes emocionales es saber pensar. O mejor dicho, pensar de la manera adecuada, que no es ni más ni menos que evitar terribilizar y llevar a extremos nuestros análisis y enfoques sobre las circunstancias. En todo ello, nuestro carácter tiene mucho que ver, dado que éste nos hace ser más o menos propensos a interpretar en positivo o negativo todo lo que nos pasa o nos puede pasar en el futuro. Pero esta es justo la excusa perfecta que muchos eligen para escudarse en esta limitante forma de pensar. Es nuestra fuerza interior la que nos puede hacer ganar en última instancia esa batalla, poniendo en valor todo lo bueno que ya hemos logrado en el pasado y en los nuevos objetivos que sin duda enriquecerán nuestra vida en el futuro, y que tendremos que encargarnos de fabricar.

Si estás de bajón, habla con gente, mantente activo, haz lo que te de la gana… y, sobre todo, no le des más importancia a las cosas que la que tienen porque en tus manos está el volver a hacer que vengan los momentos de alegría, que es donde está una de las claves del saber vivir con equilibrio. Y si hay alguna persona en tu vida que te intenta fastidiar, creo que hoy puede ser un buen día para enviarlo al hiperespacio. Ah, y deja de ser tan estrictamente correcto y empieza a poner las cosas en su sitio, porque lo de los bajones también tiene mucho que ver con no decir lo que piensas y no hacer lo que quieres. Yo, por si acaso, hoy voy a hacer un par de ajustes de este tipo, no vaya a ser que ponga en riesgo el próximo y espectacular subidón que estoy fabricando para mi vida, ¿no creéis?.

Fuente: motivacionymas.com

AgioGlobal: Claves para obtener el máximo rendimiento del networking

networking2

Contar con una red estratégica de contactos resulta fundamental para aquellos profesionales que están en búsqueda de un empleo. En este sentido, el networking –el proceso de construcción, mantenimiento y aprovechamiento de las relaciones tanto profesionales como personales para maximizar las oportunidades de trabajo– se ha revelado como una herramienta de gran eficacia.

Esta técnica puede entenderse como una forma de marketing personal. No obstante, si establecer contactos puede ser relativamente fácil, la actualidad del mercado laboral exige dar un paso más y obtener una referencia o recomendación, algo para lo que la trayectoria profesional previa y la buena disposición resultan imprescindibles. Además, y más allá del beneficio propio, el fomento del networking va ganando cada vez más presencia dentro de las propias compañías, pues aporta un valor añadido a aquellos profesionales que saben cómo establecer relaciones que generen un mayor negocio para la organización en la que trabajan.

Con el fin de lograr una red profesional sólida, José María Camps, presidente de AgioGlobal, ofrece una serie de consejos para sacarle el máximo partido al networking:

1. Buscar a las personas adecuadas. Para comenzar a tejer esta red, la mejor opción es empezar por el círculo más cercano y elaborar un listado de nombres. También es importante hacer memoria y recordar a antiguos compañeros de trabajo o a las personas que se conocieron durante el periodo formativo.  No es necesario centrarse de forma exclusiva en contactos directos: cada persona es un eslabón importante en esta cadena.

2. Paciencia. Para tener éxito y construir una red sólida es necesario invertir tiempo, dedicación, compromiso y trabajo duro. Los resultados no serán inmediatos. Cuanto más tiempo y esfuerzo se invierta en el networking, más valiosos serán los contactos.

3. La información es un tesoro. Cuando es necesario dar una referencia o buscar un contacto, resulta fundamental disponer de una base de datos bien organizada. Es importante archivar las tarjetas de visita de las personas a las que se conocen e, incluso, realizar anotaciones en el reverso sobre posibles intereses en común.

4. Saber ‘venderse’. La regla básica a la hora de hacer networking es dejar claro qué se ofrece. Un candidato debe saber ‘venderse’, demostrar qué gana la persona con la que desea contactar y qué beneficios obtiene al relacionarse con él.

5. Cuidar la red de contactos.  Tan importante como adquirir nuevos contactos es cuidar la red ya creada, teniendo una visión a medio o largo plazo. Se pueden llevar a cabo diferentes acciones para ello: una llamada de teléfono o un correo electrónico para mantener la relación, una invitación a un evento, la recomendación de una publicación…

6. Tener una buena agenda de actividades. Los eventos son una fuente muy valiosa para obtener nuevos aliados. Asistir a estas actividades es un excelente método para conocer posibles empleadores en un contexto ameno y cercano. Por ello, es recomendable elaborar una agenda con los congresos, eventos y ferias que mejor encajen con cada perfil. En caso de que un candidato esté interesado en participar en una actividad, puede buscar información sobre los demás asistentes y programar una cita con ellos.

7. La tarjeta de visita, siempre encima. A pesar de que la tecnología ha revolucionado las relaciones laborales, las tarjetas de visita siguen siendo la principal carta de presentación. En ellas debe quedar reflejado el nombre, la profesión, la mejor forma para contactar y cualquier elemento que pueda suscitar interés.

8. Generosidad.  Antes de pedir, hay que ofrecer algo. Es mejor alimentar un contacto sin esperar nada a cambio. Tampoco hay que olvidar que escuchar es la mejor forma de conocer a alguien.

9. Convertirlo en filosofía de vida. El buen networking nunca debe plantearse como una actividad aislada: los nuevos contactos pueden surgir en el momento menos esperado. Por tanto, es necesario integrar esta actitud en la vida diaria de una manera natural.

10. Combinar networking online y offline. Las redes sociales pueden ser grandes aliadas para crear contactos y relacionarnos con ellos, siendo LinkedIn una de las más útiles y conocidas. No obstante, estas herramientas siempre deben ser entendidas como un refuerzo  y no como un sustituto del contacto presencial, innato al ser humano.

You are currently browsing the blog archives for September, 2015.