rainbow

Archive for August, 2016

Adaptarnos al trabajo después de vacaciones

Consejos_2Volver al trabajo, después de haber disfrutado de unas buenas vacaciones, no siempre es fácil. Tenemos que adaptarnos de nuevo a la misma rutina, a los mismos compañeros y a los mismos horarios. Y como no podemos cambiar las cosas, desde AgioGlobal compartimos 6 tips  de actitudfem.com para regresar al trabajo después de las vacaciones.

1. Escoje tus prioridades

Ante la avalancha de correos electrónicos y tareas postergadas, lo mejor es organizar nuestra agenda. Además de volver a acostumbrarnos a la rutina habitual, optimizaremos nuestro tiempo y entrenaremos nuestra memoria para no olvidar nada, ni el más mínimo detalle.

 

2. Fíjate objetivos claros

Quien mucho abarca, poco aprieta. Una de las principales causas de estrés tanto a nivel laboral como personal, es intentar abarcar mucho más de lo que podemos; esto nos llena de frustración y nos hace sentirnos mal con nosotros mismos.

Por ello es muy recomendable fijarnos objetivos realistas a corto, medio y largo plazo. Nos agobiaremos menos. Si cumplimos esto y nos organizamos mejor, estaremos en condiciones de encontrar tiempo para nosotros mismos y regalarnos un viajecito de fin de semana, o una tarde de compras.

3. Cuida de ti

Nadie lo va a hacer mejor. Es momento de cambiar nuestra dieta y actividad física. Si pasamos las vacaciones comiendo frutas y zumos, o nadando en la piscina del hotel, ¿quién dice que no podemos seguir haciendo lo mismo de vuelta a la rutina laboral?

Continuemos haciendo ejercicio (multiplicando los trayectos a pie, subiendo las escaleras en vez de utilizar el ascensor), e incluyendo hábitos saludables, como cocinar con más verduras, compensar los excesos de las comidas copiosas o cenar lo más ligero posible.

 

4. Transmite alegría

Dejemos de quejarnos por todo y adoptemos una actitud más relajada (como cuando estábamos de vacaciones). Transformemos lo negativo en positivo.

Si hay que esperar en un embotellamiento, aprovechemos para escuchar música que nos motive. Pongamos a prueba nuestra paciencia y humor. Sobre todo, aprendamos a relativizar las cosas haciéndonos la gran pregunta: ¿de verdad es tan grave?

 

5. Piensa verde

Después de haber disfrutado de unas vacaciones a la orilla del mar o en lo alto de la montaña, regresar al gris de nuestra ciudad puede deprimir a cualquiera.

Por eso, te proponemos que no abandones los espacios abiertos y verdes para encontrarte con tus amigos: una terraza, el parque de la esquina, o el Bosque de Chapultepec. Si está en tus manos, abandona la idea de comer en la oficina y mejor prepara tu comida para hacerlo en un jardín o cerca de una fuente.

 

6. Limpieza general

Está demostrado que limpiar nuestra casa tiene efectos beneficiosos para nuestra salud (aumenta el gasto calórico) y nuestra mente (reducción del estrés). Hay que poner las cosas en orden para empezar con buen pie el nuevo curso. Es momento de airear nuestros espacios, cambiar cuadros, mover muebles, pintar nuestro cuarto. Se trata de hacer pequeños cambios visibles.

Deshacernos de todo lo que estorba (ropa, revistas, objetos inservibles), nos aligerará el espíritu.

Al mal tiempo, buena cara. Feliz regreso a la realidad.

 

Fuente: actitudfem.com

El equipo perfecto para Google

EquipoSeguro que te mueres de curiosidad por saber cómo trabajan lo “Googlers”, por eso en AgioGlobal hemos querido recoger estos secretos que nos cuentan en Gestion.org.

Todas las empresas ven en el trabajo en equipo una manera de mejorar sus resultados, pero si hay una empresa que de verdad ha apostado por los grupos de trabajo es Google,  en el año 2012 decidió crear un programa de investigación para averiguar la fórmula de cómo crear los equipos más eficientes del mundo.

¿Qué es para Google un equipo eficiente?

La gran G lanzaba el Proyecto Aristóteles con el objetivo de desvelar el secreto de por qué unos grupos funcionaban mejor que otros. Se quería encontrar la receta para crear el equipo perfecto.

Su investigación se centró en examinar cada detalle de la vida de todos los grupos de la empresa. Todo se ponía bajo la lupa, ya que estaban convencidos de que debía existir un patrón. Una clave que mostrase por qué el rendimiento de unos era mejor que el de otros.

La realidad es que hasta ese momento, los criterios que usaban para unir a las personas en grupos  se basaban en creencias de lo más variopintas. Por ejemplo, “los introvertidos con los introvertidos”. Suena hasta absurdo, ¿no?

Sin embargo, a pesar de que analizaron mil y una variables, el buscador más importante del mundo no encontraba esta vez respuestas.

Aparentemente, no existían patrones.

Eso les hizo empezar a buscar pistas en otros aspectos. Esta vez, la investigación se orientó a examinar las normas grupales de los equipos de éxito.

¿Se interrumpían las personas al hablarse? ¿Mantenían siempre un tono de voz sosegado? ¿Había orden en las intervenciones?

Pero de nuevo, aunque sentían que se acercaban a lo que buscaban, las conclusiones no estaban claras.

Cada grupo se organizaba de una manera y utilizaban métodos de comunicación muy dispares. Parecía que no había ningún nexo de unión, hasta que repararon en un detalle:

En todos estos grupos, todos los miembros hablaban por igual en las reuniones. Todos tenían la oportunidad de expresar lo que opinaban.

A ese descubrimiento pronto se le unió otro:

Los equipos más eficientes eran aquellos en los que los integrantes eran empáticos hacia los demás. Cada miembro era capaz de comprender el estado de ánimo del resto.

Acababan de encontrar el secreto: para que un equipo sea eficiente necesita desarrollarse un ambiente de seguridad psicológica.

Este término se refiere a algo tan sencillo como la confianza. Todos los integrantes deben sentir la tranquilidad de que nadie despreciará sus ideas o que nadie será reprendido si comete un error.

Cómo conseguir un ambiente de seguridad psicológica

La empatía o la confianza no es algo que se pueda establecer o pedir.

La vía para hacerlo la encontraron gracias a Matt Sakaguchi, un supervisor de un grupo en Google.

Sakaguchi pidió ayuda al Proyecto Aristóteles ya que veía signos de poca cohesión en su equipo. Los responsables del proyecto le remitieron una encuesta para que su grupo la rellenase y así poder testear la opinión de cada integrante.

Los resultados que volcó la encuesta fueron tan malos que Sakaguchi decidió tomar cartas en el asunto. Convocó una reunión de equipo

Antes de entrar a analizar la encuesta, Sakaguchi pidió al grupo que cada uno contase algo acerca de su vida. El primero en comenzar fue el mismo y lo que contó dejó helado a los demás. Sakaguchi se estaba muriendo.

Hacía años que le habían detectado un tumor y se había extendido de forma irremediable.

Ante semejante revelación, el resto de personas también empezó a explicar momentos duros que habían atravesado en sus vidas. Luego, pasaron a analizar la encuesta.

El hecho de haberse sincerado y abierto, permitió que todos fueran capaces de explicar lo que les molestaba de los demás. La reunión terminó con el compromiso por parte de todos de mejorar.

¿Qué había ocurrido?

Sakaguchi había intuido que para establecer un ambiente de seguridad psicológica es necesario que los miembros del equipo establezcan vínculos, que compartan sus emociones.

Y esa fue la conclusión más importante que extrajeron en el Proyecto Aristóteles. En su búsqueda por la máxima eficiencia se habían dado cuenta de que la clave del éxito de un grupo está en los sentimientos.

Nada de datos, horarios, ni sistemas de trabajo. Los equipos perfectos son aquellos que desarrollan un ambiente de trabajo basado en la confianza.

Google acababa de encontrar su fórmula mágica.

 

¿Cómo trabajan los equipos de google?

Montain View está considerado por muchos el paraíso de cualquier trabajador. Y la verdad es que Google apuesta por crear las condiciones óptimas para todos sus “Googlers” (así se definen a sí mismos).

¿Quieres saber que hay dentro de Montain View? Te contamos los 5 datos más curiosos.

1. Las mascotas están permitidas

Cualquier empleado que lo desee puede traer a su perro al trabajo. No solo te olvidas de la preocupación de tener que ir corriendo a casa para sacar a tu perro, sino que también sirve como válvula de escape.

En un momento de máximo estrés, para muchos Googlers poder salir y jugar con su mascota es lo que más les relaja.

2. De premio un masaje

¿Has hecho un buen trabajo? Pues entonces lo más probable es que un compañero te regale un tarjeta que equivale a una hora de masaje.

Así consiguen un extra de motivación y una mayor implicación general.

3. Comida y bebida gratuita

Da igual que sea el desayuno, la merienda o la cena, en Google puedes comer gratis y bien. El objetivo no es solo que sus empleados tengan una alimentación sana, sino facilitar el que hablen entre ellos.

4. Toma un 80% de rutina y un 20% de creatividad

Mientras que el 80% del tiempo de trabajo de los Googlers está destinado a un proyecto estable, en el otro 20% se pueden integrar a cualquier otro trabajo que les atraiga.

5. Las dos pizzas de Bezos

Otro mantra que cumplen en Google es que los equipos que mejor funcionan son los más pequeños. Existe el rumor de que esta regla viene de una frase de Jeff Bezos (propietario de Amazon) en la que aseguraba que los mejores grupos eran los que se podían alimentar solo con pizzas.

 

Fuente: gestion.org

Comer fruta en la oficina es beneficioso para la salud de los empleados

FrutaComer fruta en la oficina es sin duda beneficioso para la salud de los empleados durante la jornada laboral, y una alimentación sana aumenta el dinamismo y el buen humor de la plantilla, por lo cual los trabajadores estarán mucho más motivados y eso se notará en su rendimiento laboral.

Gracias a los nutrientes naturalmente presentes en las frutas como las vitaminas del grupo B y C y los minerales que contienen, se puede mejorar físicamente y psicológicamente, mejorando el estrés que muchas personas padecen debido al ritmo de vida actual que llevan.

Desde AgioGlobal nos queremos hacer eco de lo que nos cuenta Empresas Saludables, ya que, no todo el mundo conoce cuándo es el momento idóneo para comer cada fruta con respecto a su estado de maduración.

Aguacate ANTIOXIDANTE: deben dejarse madurar fuera e introducirse en la nevera solo cuando estén maduros. Si se introducen antes, se estropearán. Aportan luteína, un carotenoide que actúa como antioxidante retrasando la aparición de cataratas. De hecho, contienen la combinación antioxidante por excelencia: Vitaminas A, C y E, por lo que previenen la aparición de cáncer y enfermedades degenerativas.

Albaricoque DERMOPROTECCIÓN: Si se han comprado verdes, se deben conservar a 20º hasta que adquieran su característico color anaranjado. Su maduración se acelera al conservarlos cerca de manzanas o plátanos. Son fuente de betacarotenos y vitamina C. Ayudan a mantener la inmunidad natural de la piel frente a los daños de los rayos UV del sol y, además, aumentan las defensas y son un antioxidante natural.

Ciruela ANTIESTRÉS: Si están verdes, se deben dejar unos días a temperatura ambiente. La pulpa se ablandará, pero no se volverán más dulces. Al comerlas deben tener una textura firme y no estar cubiertas de un ligero polvillo mate. Contienen altas cantidades de fibra celulósica y ácidos que estimulan el movimiento intestinal y favorecen la evacuación. Además, su riqueza en vitaminas B las convierte en aliadas frente al estrés.

Kiwi REGULACIÓN INTESTINAL: Al tener un proceso de maduración largo, no puede ser consumido inmediatamente después de ser recolectado. Rico en vitaminas E y C, una combinación de antioxidantes muy poderosa que ayudar a reforzar el sistema inmunitario, reducir el estrés y evitar infecciones y tumores. Además las pepitas se hinchan en el intestino arrastrando las toxinas y regulando la función intestinal.

Melocotón VISIÓN NOCTURNA: Los colores amarillo y rosáceo son el mayor indicativo de que la fruta está madura y lista para su consumo. Se debe comprobar que la zona del rabito esté amarilla, cuando todavía está verde tiene un aspecto aterciopelado. Es rico en agua, potasio y betacarotenos, ayudando a mantener el cuerpo hidratado. Los betacarotenos, además, ayudan a mejorar la visión nocturna, proteger la piel de los efectos nocivos del bronceado y mantener las defensas.

Manzana SALUD CARDIOVASCULAR: Debe ser aromática y no harinosa. Si se recoge muy verde, se puede acelerar la maduración con una temperatura de conservación mayor. Tiene propiedades purificantes y digestivas. Aporta flavonoides, vitamina E y C que ayudan a regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, mejorando la salud cardiovascular.

Melón ANTICOAGULANTE/DEPURADOR: Si está maduro debe resultar pesado en relación a su tamaño. Si huele un poco a ‘medicamento’ es señal de que está pasado y si al sacudirlo se escucha un chapoteo, también. Rico en agua y potasio y, por lo tanto, diurético, por lo que ayuda a depurar el organismo y mantener el riñón sano. Contiene una sustancia conocida como adenosina con efecto anticoagulante que ayuda a evitar trombosis e infartos. Además se ha visto que tiene un efecto protector frente al cáncer.

Pera RECUPERACIÓN: Si se compran maduras, deben ser firmes al tacto y sin manchas. No se debe tardar en consumirlas, pues están mejor cuando se cosechan algo verdes. Terminan de madurar manteniéndolas a más de 20º. Ricas en pectina, fibra que regula el intestino y mejora la flora intestinal. Es una fruta remineralizante pues contiene selenio, zinc y potasio. Para los deportistas es la fruta de la recuperación para después del ejercicio.

Plátano RELAJANTE MUSCULAR: En su punto óptimo la piel tiene un color amarillo intenso y presenta algunas motas negras. Si no está maduro, la pulpa es dura, poco jugosa e insípida. En el frigorífico la piel se vuelve negra, aunque por dentro no se daña. Rico en potasio y magnesio, minerales con acción relajante muscular. Aumenta la producción natural de neurotransmisores como la serotonina relajante y puede llegar a aumentar los niveles de melatonina natural hasta un 180% que es la responsable de regular el ciclo circadiano.

Sandía HIDRATANTE: Para saber si está madura, se debe colocar la pieza junto al oído y apretar un poco; si está en su punto, la pulpa debe crujir. Es baja en calorías y un buen hidratante después del ejercicio, pues combina agua con potasio y vitaminas A y B2. Contiene, también, licopeno, un antioxidante que protege a los hombres del cáncer de próstata y reduce el riesgo de tumores de páncreas, pulmón y colon.

Tomate REVITALIZADOR: Si está verde no se debe guardar en la nevera. Para madurarlo se debe mantener a 20º y protegido de la luz, pues la luz transforma en clorofila los pigmentos rojos, y esto no significa que el tomate esté maduro. El alto contenido de licopeno, antioxidante que le da el color rojo, reduce el cáncer de próstata. Además, aportan vitamina C y E, antioxidantes y minerales revitalizadores. Ayuda a vencer la fatiga por exceso de sudor y entrenamiento.

Las cerezas, la piña y la uva ANTIINFLAMATORIOS: no siguen madurando después de ser recolectadas y se pudrirán antes de poder ser consumidas si se compran verdes. Contienen sustancias que actúan como antiinflamatorios: las cerezas son ricas en antoncianidinas, las uvas en resveratrol, y la piña en bromelaína. Mejoran la recuperación tras el ejercicio, reduciendo el dolor de las agujetas y mejorando la movilidad muscular.

Fuente: miempresasaludable.com

You are currently browsing the blog archives for August, 2016.