rainbow

Archive for February, 2018

ANTE UNA MALA DECISIÓN, ACTÚA CON RAPIDEZ

banner_Consejo_FebrerEs doloroso admitir cuando tomamos una mala decisión. Tal vez contrató a la persona equivocada, o tomó un trabajo que no encajaba, o lanzó un producto que nadie parece querer. La naturaleza del ser  humano es ser optimista, asumiendo que el éxito está a la vuelta de la esquina.

A menudo, a medida que aumentan las pruebas puedes comenzar a dudar de tu idea. Pero puede ser abrumador reconocer el error ante tus compañeros y tu red profesional.  Desde AgioGlobal te recomendamos qué es lo que hay que hacer cuando empiezas a notar que has tomado una mala decisión.

Cómo actuar frente al error:

- Reconocimiento

En general, somos muy susceptibles a la falacia del costo irrecuperable, lo que nos presiona a terminar con algo en lo que ya hemos invertido tiempo, dinero o esfuerzo. Por eso mucha gente se mantiene en relaciones infelices. Es mejor aceptar la pérdida ahora, en vez de arrastrarla y perder más recursos.

- Identificar el remedio

Puede que se haya contratado la persona equivocada para el trabajo, pero si la persona contratada tiene la actitud correcta y está abierta a capacitarse para poner a punto sus habilidades, puede acabar siendo una elección acertada. También si un empleado que accede a un puesto nuevo no responde a sus expectativas, al cabo de un tiempo, deberá plantearse no gastar más tiempo y optar por otra alternativa fuera de la organización. De todos modos, es esencial tener una visión clara de cómo remediar esa mala decisión.

- Aprender de la experiencia

¿Se podría haber previsto el problema de manera realista?. Tal vez no evaluaste con cuidado al nuevo candidato para el puesto de trabajo, y confiaste en tu instinto en vez de informarte y verificar su curriculum. O, puede que, hayas pasado por alto las crecientes señales de problemas económicos y hayas continuado con un nuevo lanzamiento, pese a que tu competencia actuaba de forma contraria. Toma el tiempo que haga falta para comprender que falló. Comprender los sesgos de escoger decisiones y plantear un plan para superarlos nos va a ayudar a ser más riguroso durante la toma de decisiones.

- Compartir el conocimiento

Quizás es lo más complicado porque nos obliga a luchar contra nuestro orgullo, ya que la reacción natural ante esto es barrer las malas decisiones debajo de la alfombra y aparentar que nunca sucedieron. Pero hay ventajas en asumir la responsabilidad. Admitir un fallo y compartirlo hace que logremos el respeto de la gente.

Fuente: PYMESYAUTONOMOS

 

CÓMO PUEDES TENER MÁS SUERTE: CUATRO CLAVES SEGÚN LA CIENCIA

banner_salud_pilarjericóNi tocar madera o cruzar los dedos sirve. Si queremos tener más suerte, la ciencia ha descubierto cómo lograrlo. Al menos, es la conclusión de Richard Wiseman, profesor de la Universidad de Hertfordshire en Reino Unido.

Desde AgioGlobal, queremos hacernos eco de las palabras de Pilar Jericó que nos informa de como tener más suerte con las cuatro claves que nos da Richard Wiseman.

Wiseman empezó la investigación con la siguiente pregunta: ¿cómo es posible que haya personas que estén en el lugar adecuado en el mejor momento para que les ocurra cosas positivas y otras sin embargo, parece que arrastran la mala suerte a sus espaldas? Wiseman, como científico social, quiso encontrar la respuesta y para ello realizó varios experimentos. Pidió a un grupo de voluntarios que se ordenarán en función de su nivel de suerte y que participaran en distintas pruebas.

Una fue un experimento bastante sencillo: contar el número de imágenes que veían en un periódico. En mitad del experimento sin que los participantes tuviesen idea, dejó un mensaje fácil de leer que decía: “Dígale al investigador que ha visto esto y gane 250 libras”. Las personas que consideraban que tenían suerte, paraban de contar y leían en voz alta el mensaje del periódico para cobrar el dinero. Sin embargo, las que se habían considerado poco afortunadas, se ponían tensas e incluso no decían nada.

Aquel resultado le inspiró la idea central para su investigación: la suerte es una cuestión de actitud. “La mayoría de la gente simplemente no está abierta a lo que le rodea”, Dice Wiseman. Es más, a su juicio, solo el 10% de nuestra existencia es aleatoria, el 90% restante se define por cómo afrontemos lo que nos ocurre. Si queremos tener más suerte, tenemos que comenzar con nosotros mismos, con pensar de un modo más amable. 

Así pues, vamos a ver qué cuatro claves nos sugiere Wiseman para sentirnos más afortunados (suerte es diferente al azar; el azar sería que nos tocará la lotería. La suerte es un concepto más amplio):

Primero, ábrete a nuevas experiencias. Si buscas conseguir el control de todo, se te escaparán cosas que se salen de tu objetivo inicial y que pueden ser muy positivas. Vivir de un modo más tranquilo no sólo es bueno para la salud, sino también para la suerte.

Segundo, identifica tus corazonadas y presta más atención. En nuestro sistema digestivo hay millones de neuronas que nos dan pistas sobre lo que no vemos conscientemente y que nos da información muy relevante para tomar decisiones correctas.

Tercero, confía en que lo que te puede ocurrir es positivo. Por supuesto, es una interpretación, pero ayuda. Sabemos que se vive mejor confiando que estando a la defensiva. Y parece que así se entrena la suerte.

Y cuarto, convierte las malas experiencias en positivas. Aprender de los fallos con alegría o imaginar que podría haber sido mucho peor nos alivia y nos hace relativizar los fallos.

Como vemos, la suerte es una percepción, depende de lo que hagamos y de cómo  nos planteamos lo que nos pasa. Por eso, se puede trabajar, como Fernando de Bes y Alex Rovira en su libro “la Buena Suerte”, y como hicieron los participantes que asistieron a la Escuela de la Suerte que inauguró Wiseman en Reino Unido. Escribieron un libro sobre todo lo bueno que les estaba ocurriendo y después de un tiempo se sintieron mucho más afortunados. Como es una cuestión de actitud, ¿qué estás dispuesto a hacer hoy para mejorar tu suerte?

Fuente: PILARJERICÓ

 

EL TRATAMIENTO DEL MAL HUMOR

banner_salud¿Sabías que para acabar con el mal humor basta con cambiar nuestra actitud ante la vida y aprender a centrarnos más en nosotros mismos y en nuestro bienestar?

Desde AgioGlobal, le informamos de cómo tratar el mar humor, ya que actualmente las personas están afectadas por una gran variedad de problemas, como sociales, económicos o culturales, hacen que suframos un mal humor difícil de gestionar. Igual que pasa con las enfermedades puede que el mal humor nos cause síntomas físicos y psicológicos, afectando así nuestra salud y bienestar. Para solucionar el mal humor el primer paso será “determinar si sufrimos mal humor”.

¿Cómo determinar si se sufre mal humor?

Para determinar si realmente se padece este problema desagradable, tendremos que prestar máxima atención a los siguientes síntomas:

- Enfado sin motivos mayores.
- Síntomas de malestar, con o sin compañía.
- Incapaz de escuchar los problemas ajenos.
- Disconformidad, intolerancia e individualismo.
- Pesimismo permanente.
- Grandes desequilibrios emocionales y energías negativas.
- Dificultad en tratar con los demás.

Estos síntomas son avisos de que sufrimos de mal humor. Si no se encuentra solución personal o con especialistas, estos síntomas se agravarán.

¿Cuál es el tratamiento del mal humor?

El tratamiento del mal humor no consiste en una determinada medicación en un tiempo determinado, nada que ver, sólo se trata de cambiar diferentes aspectos en la vida del afectado, creando una rutina saludable y feliz.

Entre los cambios para aliviar estos problemas se encuentran:

Reservar un tiempo propio

Todo el mundo necesita un tiempo propio al día, sea en el momento que sea. En este tiempo habrá que meditar a solas sobre nuestras actitudes y respirar con tranquilidad.

Estar atentos ante las situaciones que nos molestan

Darnos cuenta de las situaciones que nos causan mal humor y encontrar una solución o distracción como las siguientes:

- Meditación.

- Ejercicio.

- Escuchar música.

- Bailar.

- Cocinar.

- Caminar.

Controlar los impulsos

Este punto tiene enorme importancia, las personas que no controlan sus impulsos suelen enfrentar los obstáculos con discusiones y gritos, consiguiendo una mayor frustración cuando fracasan. La mejor solución es controlar y eliminar estos impulsos, lidiando con las dificultades mediante la comunicación y serenidad.

Ser agradecidos

Un problema grave es no poder notar las cosas buenas que le ofrece la vida, incluidas las personas que le rodean. Es muy importante aprender a ser agradecidos, no solo para encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, también se cambiará la perspectiva y mejorará el estado de ánimo.

Aplicar el optimismo

Por lo general, la gente con mal humor presentan sentimientos de frustración y desesperanza por no tener optimismo. Cambiar esta perspectiva nos ayudará a disfrutar plenamente de la vida.

Evitar la hiperactividad mental

Pensar en cosas desagradables nos afecta negativamente la salud, pues acaban encontrándose muchos pensamientos negativos. Para poder mejorar en este aspecto hay que mantener la mente ocupada con rutinas/actividades diarias (baile o ejercicio), así generaremos felicidad.

Amabilidad

Mantener un grado de tranquilidad y amabilidad ayudará a mejorar las actitudes y relaciones con  quien nos rodea. Si te acostumbras a ser amable se convertirá en rutina y lo automatizaremos.

Perdonar

Es usual que las personas que tienen mal humor se ofendan constantemente por los comentarios inofensivos de quien les rodea. Para este punto es necesario aprender a escuchar, entender y perdonar.

Cuidar de uno mismo

Todas las personas requieren cuidar de sí mismos para conocerse mejor. Así consiguen evitar sentimientos negativos y se mantienen en un estado saludable de felicidad.

 

Fuente: MEJORCONSALUD

 

You are currently browsing the blog archives for February, 2018.