rainbow

Archive for July, 2019

Siete pautas para utilizar tu tiempo de manera más efectiva

Consejo, utilizar el tiempo

 

 

 

 

 

 

 

Siete pautas para utilizar tu tiempo de manera más efectiva

¿Trabajas mucho y no te alcanza el tiempo para todo lo que debes hacer? ¿Sientes que las horas del día no son suficientes para cumplir con todas tus tareas? ¿Pasas demasiado tiempo ocupándote de los asuntos rutinarios y no puedes dedicarte a los proyectos importantes?

El tiempo es un recurso muy valioso por su limitación: todos tenemos veinticuatro horas al día. La diferencia es cómo las empleamos cada uno, los que aprovechan al máximo su tiempo aplican técnicas con un denominador común: saben qué quieren hacer con su tiempo, tienen una visión clara de a qué quieren dedicarlo e incluyen en su planificación un orden de prioridades.

De acuerdo con Peter Drucker, si una persona no sabe administrar su tiempo, difícilmente podrá administrar bien ningún otro recurso en su vida. Gestionar bien dicho tiempo supone emplearlo de manera inteligente en actividades que te acerquen a tus objetivos. El primer paso para una buena gestión consiste en hacer una auditoría de tu propio tiempo para evaluar en qué lo estás invirtiendo.

Ante esta pregunta, muchas personas se sorprenden por la cantidad de tiempo que invierten en ciertas tareas, importantes o no. Calcula con exactitud en qué empleas tu tiempo y comprueba las tareas que hacer realmente. En el ámbito laboral, compara estos resultados con las funciones correspondientes tu puesto de trabajo y por las que te van a pedir que consigas unos objetivos.

En AgioGlobal  somos conscientes de que todos necesitamos más tiempo del que tenemos, pero puesto que nadie tiene más de veinticuatro horas cada día, la única solución es utilizar el tiempo que tenemos de manera más efectiva.

 

Estas siete pautas te ayudarán a ser más eficiente en tu trabajo

1. Establece un orden de prioridades en la realización de tus tareas, identificando las que tengas que hacer tú, las que puedas eliminar y aquellas otras que puedas delegar.

2. Delega lo que puedas.  Empieza con la rutina, enseñar a otro requiere tiempo, pero a medio plazo supondrá tener más tiempo y reducir el estrés.

3. Haz una sola cosa cada vez. Para tareas con un nivel cognitivo superior, es preferible hacer una sola cosa ya que las multitareas tienden a reducir el funcionamiento mental y motriz.

4. Realiza tu trabajo en la mitad de tiempo. Es cierto que se ahorra tiempo haciendo el trabajo con la mayor rapidez posible, sin embargo, un trabajo realizado concienzudamente ahorra tiempo a largo plazo, permitiéndote emprender el siguiente proyecto con mayor espacio mental y lucidez.

5. Planifica tus actividades. Planificar es la piedra sobre la que se basa la gestión del tiempo, todo el tiempo que le dediques a esa tarea merece la pena. Pero no consiste sólo en crear una buena planificación o programa, debes ser capaz de llevarlo a cabo.

6.Haz una programación personal, realista y flexible. Esto supone ser preciso sobre la realidad diaria de tu trabajo y el resto de responsabilidades, contando con las interrupciones, conflictos y retrasos habituales.

7. Utiliza la tecnología: Estamos tentados a hacer las cosas de costumbre, pero encontrar, adaptar y aplicar las tecnologías mejorará la efectividad a la vez que permite ahorrar tiempo.

 

Desde AgioGlobal  queremos ayudarte a gestionar tu tiempo. Esto no solo supone trabajar eficazmente, sino que es una herramienta útil tanto de tu vida laboral como personal, que ayudará a conseguir el equilibrio entre ambas partes. Además de enseñarte a hacer una auditoría para saber si es así como quieres ocupar tu tiempo.

Fuente: execoach.es

7 actividades de desarrollo personal

Banner_motivacion, desarrollo personal

 

 

 

 

 

 

 

7 actividades de desarrollo personal muy recomendables

La planificación estratégica personal de la vida debe permitirnos reservar un espacio para involucrarnos en todas las áreas que nos acerquen a cumplir nuestras metas, tanto personales como profesionales. Así, las actividades de desarrollo personal son fundamentales para ayudarnos incentivar la adquisición de nuevas actividades y recursos para afrontar otros aspectos de nuestra vida.

 

¿Qué son actividades de desarrollo personal?

Estas actividades hacen referencia a todas aquellas acciones que emprendemos con la finalidad de obtener una mejoría a nivel personal, en cualquier área de interés para nosotros. Son actividades que nos ayudan a ampliar nuestro ámbito de actuación en relación a las experiencias de nuestra vida cotidiana.

No es necesario que sean actividades formales, existe un gran abanico de alternativas en función de los intereses y las circunstancias de cada uno de nosotros.

 

¿Cómo sacar provecho de estas actividades?

Desde AgioGlobal proponemos una serie de actividades para el desarrollo personal, y veremos cómo podríamos sacar el máximo provecho de ellas.

 

1. Ir al cine

Ir al cine, siempre que la película trate de un tema de interés, se trata de una actividad de desarrollo personal que puede generar un cambio en el espectador y favorece que adoptemos unas perspectivas diferentes sobre la vida o sobre partes de la misma.

 

2. El hábito de la lectura

La lectura es un universo diseñado para el desarrollo personal, ya que nos expone a nuevas maneras de pensar. Leer fortalece nuestros procesos cognitivos, pudiéndose considerarse “el gimnasio de la mente”. Los clásicos de la literatura siempre son una buena alternativa para potenciar nuestros recursos personales y ampliar nuestros conocimientos.

 

3. Hacer deporte

El entrenamiento físico hace que nuestro cerebro segregue las conocidas hormonas de la felicidad (endorfina, oxitocina, dopamina, serotonina). Éstas contribuyen a que mantengamos un estado anímico saludable y estemos más dispuestos a realizar nuestras otras metas con la mejor disposición, aportando seguridad y confianza a nuestra personalidad. Lo ideal es que tu rutina de ejercicio se adapte a cada cuerpo para garantizar la adecuación del ejercicio.

 

4. Actividades al aire libre

Realizar actividades exteriores nos acerca a la naturaleza y al medio ambiente que nos rodea, ayudándonos a valorar las cosas simples en nuestra vida cotidiana. Entre ellas se encuentran prácticas como el yoga, mindfulness o simplemente salir a correr, que pueden ayudarte a desconectar.

 

5. Voluntariado

Las actividades que realices como voluntario tienen un doble beneficio: por una parte, potencian tus virtudes personales y por otra, hacen que te sientas mejor contigo mismo ya que la sensación de ser de ayuda en una buena causa es muy positiva.

 

6. Viajar

Los viajes son una colecta de experiencias vividas en cada uno de los lugares a donde vayas. Depende de cada uno la forma de aprovechar estas experiencias: conoce gente, visita lugares célebres… Pero en cualquier caso,  se trata de una de las actividades de desarrollo personal más estimulantes ya que nos exponemos a situaciones a las que no estamos acostumbrados.

 

7. Trabajo como forma de crecimiento personal

El trabajo no solo debe considerarse una forma de subsistencia económica, también puede ser una buena actividad de crecimiento personal. Si trabajamos en algo que nos gusta, nos generará motivación y ganas de aprender para seguir creciendo, lo que a su vez también nos hace crecer como persona.

 

En definitiva, estas actividades mejorarán y reforzarán aspectos que AgioGlobal considera muy importantes, como son la satisfacción personal y la motivación de las personas.

Fuente: psicologiaymente.com

Las legumbres también son para el verano

Banner_salud, legumbres

 

 

 

 

 

 

 

Las legumbres también son para el verano

Es normal que un plato de legumbres no nos parezca atractivo con las temperaturas veraniegas, pero no nos equivoquemos, la culpa no la tienen las legumbres, sino la forma en la que solemos cocinarlas. Prueba de ello es que preparadas en ensalada con verduras frescas troceadas, la idea se hace mucho más sugerente. En  AgioGlobal  queremos que su consumo se extienda a lo largo del año debido que son un alimento de gran calidad, por lo que te enseñamos sus beneficios y algunas ideas para sacarles el máximo partido.

 

Variedad y valor nutricional de las legumbres

Las legumbres secas más comunes en la dieta española son las lentejas, los garbanzos y las alubias. También son legumbres, la soja, el cacahuete y los guisantes, los cuales aun siendo legumbres se suelen consumir frescos e incluirse dentro de las hortalizas. Una vez dejadas en remojo, el agua compone el 65% de su peso, correspondiendo el resto a proteínas (10%) y a hidratos de carbono (25%).

 

Proteínas de las legumbres

Las legumbres tienen un alto contenido en proteínas, aunque su valor biológico no es muy alto, es decir, se trata de proteínas en las que escasean algunos aminoácidos esenciales. Sin embargo, esta deficiencia se puede compensar combinándolas con otro tipo de alimentos como los cereales o tubérculos.

 

Hidratos de carbono de las legumbres

Las legumbres son ricas en almidón, fibra y otros hidratos que disminuyen la producción de colesterol por parte del hígado favoreciendo la flora intestinal.

 

La grasa de las legumbres

La mayoría de las legumbres no contienen grasa y si la tienen suele ser insaturada. Solo la soja y el cacahuete son ricos en grasas y sirven de materia prima para la extracción de aceites.

 

Vitaminas y minerales de las legumbres

En cuanto a la presencia de micronutrientes, es cierto que las legumbres secas no son especialmente ricas en vitaminas (contienen algunas del grupo B), pero sí tienen numerosos minerales que varían en cada caso: generalmente son ricas en calcio, fósforo, potasio, magnesio, yodo y hierro. Respecto a este mineral, hay que tener en cuenta que, aunque abunda en las legumbres, no es un hierro tan absorbible por el organismo como lo es el hierro de la carne. Para aumentar dicha absorción se debe combinar su ingesta con alimentos ricos en vitamina C. Por tanto, una buena opción es añadir fruta a la ensalada (o tomate o pimiento crudos).

 

Cómo sacar a las legumbres el máximo partido

Las legumbres secas deben permanecer en remojo entre 6 y 12 horas en función de su tamaño. El agua puede condicionar su reblandecimiento, dificultándolo en el caso de tener un alto contenido en sales de calcio y magnesio.

No conviene añadirle bicarbonato al agua, pues provocaría una pérdida de minerales.

Es preferible desechar el agua del remojado, pues se llevará consigo parte de los antinutrientes de las legumbres.

Durante la cocción, las legumbres deben estar cubiertas de agua en todo momento para evitar que el guiso se seque. Es aconsejable añadir una cucharada de aceite al principio de la cocción, para evitar la formación de espumas y no añadir la sal hasta el final, pues de lo contrario las legumbres podrían no ablandarse.

Para evitar las flatulencias que producen las legumbres, puede romperse el hervor de la cocción con agua fría, hacerse un puré y filtrar los hollejos o usar especias que ayuden a mejorar el proceso digestivo. Por ejemplo un hummus (crema de garbanzos) con comino.

Y si lo que nos falta es tiempo, podemos recurrir a las legumbres ya cocidas y envasadas. Las lavamos bien, añadimos verdura fresca troceada, un chorrito de aceite y vinagre y… ¡a disfrutar!

 

Por tanto, desde  AgioGlobal queremos recordar que las legumbres, un alimento muy característico de nuestra Dieta Mediterránea son ideales para el verano, solamente tenemos que cambiar la forma de cocinarlas y hacer que formen parte de platos ligeros y frescos.

Fuente: saludabit.es

 

You are currently browsing the blog archives for July, 2019.