rainbow

Archive for the ‘Curiosidades’ Category

Las claves para retener a los miembros de tu equipo

banner_ConsejoDesde AgioGlobal te informamos sobre las claves para retener a los miembros de tu equipo.

Las renuncias y rotaciones en el equipo de trabajo son perjudiciales para la empresa, más si se trata de cargos relevantes, porque la producción se ralentiza mientras se consigue y capacita a nuevos empleados. Por eso, toda gestión de procesos administrativos debe tener en cuenta las siguientes claves para retener a los trabajadores:

1. Potencia la confianza:

Si en el equipo no existe un alto nivel de confianza, las relaciones no serán productivas, las conversaciones entre pares tendrán poco peso y llegará el momento en que tomen la decisión de marcharse a un  lugar de trabajo donde sí confíen en ellos.

Para evitar esto, la gestión de procesos será lo más transparente posible, cumpliendo plazos y promesas, compartiendo información importante y asumiendo la responsabilidad en los errores. También es importante que te sinceres con tu equipo y les preguntes cómo está el nivel de confianza.

Además, debes trabajar en confiar en los demás. Delega labores importantes, entrega responsabilidades y deja de pensar que nadie es tan competente como tú.

Finalmente, crea un espacio en el que todos los miembros puedan expresar sus preocupaciones.

2. Capacita:

Los buenos empleados  se preparan constantemente, deseando aprender y ser los mejores. Por lo tanto, invertir algo de presupuesto en su capacitación los motivará a continuar en la empresa.

No se trata de pagarles posgrados o carreras universitarias (aunque si pudieras deberías hacerlo), pero sí de obsequiarles libros, realizar conferencias con los líderes de la industria, ofrecer cursos y darles beneficios a quien estudie por su cuenta.

3. Entrega incentivos y bonos por rendimiento:

Cada año, Savjibhai Dholakia entrega a sus empleados más destacados autos, casas y joyas como incentivo por su buen desempeño. Esta estrategia fomenta la sana competencia entre los trabajadores. Pero sin duda, además de aumentar la productividad, también evita la renuncia y rotación en el equipo.

Tal vez tú no estés en condiciones de ofrecer tanto, pero con una gift card para una tienda, una botella de vino, un reconocimiento económico o una simple felicitación pública, tal vez puedas hacer mucho por tu empresa.

4. Genera un ambiente laboral adecuado:

Las instalaciones de la empresa deben ser idóneas para que cada miembro del equipo de trabajo pueda desarrollar sus tareas sin ningún inconvenientes. De lo contrario, ¿cómo quieres que no piensen en renunciar?

Además de garantizar la infraestructura necesaria para que los trabajadores realicen su labor, puedes pensar en cómo optimizarla. ¿Por qué no instalar una sala de descanso con café gratis? ¿O un lugar libre de ruido al cual dirigirse cuando están estresados? Todo esto debe realizarse en base a estudios presupuestarios, pues lo ideal es que dichas acciones no generen gastos mayores ni comprometan las utilidades de la empresa.

El buen trato también influye notablemente. Salúdalos, sé cordial al dirigirte a ellos, de vez en cuando genera conversaciones formales o invítalos a almorzar. La idea es que no se sientan menospreciados ni te vean como un tirano.  Recuerda que sentirse a gusto en el lugar de trabajo genera mayor compromiso con la empresa y por tanto, fidelización y productividad al final del día.

 

Fuente: mba.americaeconomia.com

Victor Küppers: “Ser amable para ir chutado por la vida”

banner_motivación-Kuppers

Desde AgioGlobal, queremos hacernos eco de este mensaje que ha lanzado Victor Küppers: “Ser amable para ir chutado por la vida”.

 Küppers lanza este maravilloso mensaje para que lo cumplamos y compartamos con amigos, familiares y conocidos, dice lo siguiente:

Voy a ser cansino porque voy a redundar en un tema que repito muchas veces, pero yo soy de los de Chesterton, que decía que “no necesitamos que nos digan las cosas, necesitamos que nos las recuerden”.

La premisa es sencilla: para ser feliz, la manera más rápida y sencilla es ser amable con los demás. Así de simple. Así de complicado en un entorno de cenizos y merluzos.

Tolstoi decía que “hay muchos tipos de conocimiento, pero hay uno que es más importante que los demás, el conocimiento de cómo hay que vivir, y ese conocimiento, muchas veces, se menosprecia”. Yo dedico mi trabajo a leer y estudiar que dicen los sabios, los expertos, los que saben, sobre como hay que vivir. Y aquí traslado algunas reflexiones:

1. Una cosa que tienen clara los que saben, y hay que ser muy melón para no estar de acuerdo, es que en el fondo de cada uno de nosotros existe el anhelo de vivir una vida feliz, plena, una vida de grandeza, de dejar huella, aportar algo, de tener una vida con sentido, de ofrecer siempre nuestra mejor versión. Todos queremos experimentar alegría, ilusión y entusiasmo en nuestro día a día.

2. Otra cosa que tienen clara los expertos que son más rigurosos, es que vivir con alegría no es fácil en un entorno en el que por cada alegría que tenemos recibimos 27 disgustos. Argumentos para el desánimo, el pesimismo o la resignación son muy abundantes porque estamos en un mundo que parece dominado muchas veces por la injusticia, el egoísmo, la avaricia y la codicia. Razones para mandarlo todo a tomar por saco hay unas cuantas y para algunos, unas miles de cuantas.

2.5 (le he puesto esta numeración porque este punto no es de ningún experto, es de cosecha propia). Si nos resignamos y tiramos la toalla, tendríamos que preguntarnos que nos quedaría entonces. Si decidiéramos que estamos hasta el coco de todo, si viviéramos desde la pura inercia y la triste rutina, desde la apatía o el abandono, probablemente, solo lograríamos agravar el problema y vivir cabreados, tristes, de malhumor, angustiados, frustrados. Honoré de Balzac decía que la resignación es un suicidio cotidiano.

3. Una tercera idea en la que coinciden es que el cambio empieza por uno mismo. Nos guste o no, las cosas son como son, y cambiarlas es lento, difícil, hay que hacerlo, pero es mucho más fácil cambiarnos a nosotros mismos. Gandhi decía que “tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo”. Quieres un mundo mejor?, tu tienes que ser mejor. Un mundo más generoso?, pues tu el primero. Más justo? Empieza tu también. Lo único que controlamos al 100% es nuestra manera de ser y no se puede exigir al resto del mundo algo que uno mismo no hace. Además, uno se va dando cuenta de que nuestra actitud influye en la manera en que percibimos las cosas, por eso cuando uno cambia su actitud, su entorno también empieza a cambiar. Pues eso, que el cambio empieza por uno mismo.

4. En lo que no todos los sabios están de acuerdo, pero si los que yo admiro, es que cambiamos eligiendo. Somos como elegimos ser. La genética influye, pero el resto depende de nosotros. Elegimos, decidimos nuestra manera de ser y esa es nuestra gran libertad, nuestro gran reto. Luchar cada día para ser la mejor persona que podamos llegar a ser, como padres, parejas, amigos, profesionales, eligiendo nuestras mejores actitudes en cada instante. Ahí está el sentido de nuestras vidas.

5. Y que hay que elegir? Aquí es donde los sabios y expertos no se ponen de acuerdo. Algunos proponen modelos muy complejos que yo no soy capaz de entender, otros van cambiando de opinión en cada libro que publican y unos cuantos simplemente están más tarados que aquellos a los que pretenden ayudar. Como yo soy corto, siempre me han gustado las cosas simples, sencillas, concretas, las que son fáciles de entender y de aplicar. Por eso he cogido ideas de Tal Ben-Shahar, de Martin Seligman, de Francesc Torralba, de Stephen Covey y del Papa Francisco para hacer una lista de cosas simples que todos podemos hacer cada día. Son cosas que puedo elegir hacer o no, solo dependen de mi. Cosas que puedo hacer independientemente de lo que hagan el resto, cosas para las que no hay excusa si no se hacen, cosas que si muchos hiciéramos, quizá cambiaríamos el mundo, cosas que si cada uno hace, seguro que al menos cambia el suyo. Son 16 cosas (no he buscado redondear el número, son las que salen J):

1. Sonríe

2. Utiliza las palabras “por favor” y “gracias”.

3. Dile a los demás cuanto les quieres. Dedícales tiempo, amor se escribe t-i-e-m-p-o.

4. Acepta a los demás como son. Sin querer cambiarlos y valorando lo bueno que tienen que es mucho.

5. Saluda con alegría a todas las personas. A todas, conocidas y desconocidas.

6. Escucha a los demás. Preocúpate por ellos. Pregúntales por sus cosas.

7. Ayuda a los demás siempre que puedas. Bien pensado, puedes siempre

8. Anima y levanta el ánimo a las personas que lo necesitan.

9. Ten detalles y sorpresas con los demás

10. Llama por teléfono a tus padres.

11. No te quejes, haz algo para mejorarlo.

12. Pasea por la naturaleza.

13. Sé agradecido y valora lo que tienes.

14. Relativiza los problemas. Solo cuatro son graves.

15. Genera paz y armonía a tu alrededor. No quieras tener siempre razón o que se haga lo que tu quieres.

16. Pide perdón cuando te equivoques.

No se, a mi me parece que son cosas pequeñas, aplicables, concretas, básicas. Pero lo que siempre me sorprende es que los que más saben proponen cosas así, que te ríes de lo simples que son. Porque la vida es simple, lo que pasa es que nos encanta complicárnosla o que nos la compliquen.

Si te fijas, todas estas actitudes tienen que ver con el trato que damos a los demás, con ser amables, en línea con aquella reflexión de Tagore que decía que “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. Puedes probarlo tu mismo, en cualquier momento: la manera más simple y sencilla de sentirte feliz es ser amable con los demás. Pruébalo.

Hay personas que piensan que ser amable es ser blando. Bufff! Cuanto merluzo!! Yo creo que ser amable es ser humano; creo también que ser amable es más difícil que ser inteligente, porque la inteligencia es un don y la amabilidad una elección; y creo además que nos hace mucha falta la amabilidad en un mundo cada vez más inhumano, hostil, agresivo e insensible con el sufrimiento ajeno. La forma más fácil de hacernos la vida más agradable a nosotros es hacerla más agradable a los demás. Muchos no paramos de quejarnos de lo mal que van las cosas; sin embargo, no estamos dispuestos a hacer esfuerzos serios para poner remedio a la situación. Y estos 16 puntos son cosas que sin duda todos podríamos hacer con poco esfuerzo para que no se cumpla aquella célebre frase de Martin Luther King: “tendremos que arrepentirnos en esta generación no tanto de las acciones de la gente perversa sino de los pasmosos silencios de la gente buena”.

Si lo piensas bien, ser amable es un chollo porque tiene estas cuatro ventajas:

– Hace que te sientas mejor tu. Eso es indiscutible, tenemos ese mecanismo interior que hace que nos sintamos bien cuando ayudamos o somos amables con otra persona. El altruismo genera alegría interior.

– Hace que los demás se sientan mejor. “La necesidad más profunda del ser humano es el anhelo de sentirse apreciado” decía William James. Hay muchas personas que son pobres materialmente, pero hay muchas más que viven bajo el umbral de la pobreza en términos de afecto, cariño, amabilidad. La ayuda emocional a los demás es ahora más necesaria que nunca y una persona amable es, sin duda, una ONG con patas.

– Te ayuda a ser mejor persona. Es incompatible ser amable y ser un maleante. Cuando te esfuerzas por ser amable te vuelve mejor persona ser amable requiere ser generoso, paciente, honesto, cuidar las formas, sincero.

– Y encima es gratis.

Es de tontos ser antipático, no crees? Lo digo en serio. Vistas las ventajas, hay que ser muy melón para no ser amable.

 

Fuente: Kuppers.com

Los alimentos a los que aliarte en la cuesta de enero

alimentos retocada ¿Quieres bajar el peso cogido en Navidad? Desde AgioGlobal, le informamos de los alimentos que se convertirán en tus mejores aliados sin necesidad de dietas estrictas. Pasada la Navidad, después de reuniones multitudinarias y comidas que no terminan, ingiriendo alimentos pesados y saturando nuestro organismo, empezamos a sentir la necesidad de eliminar excesos y recuperar nuestro ritmo habitual.

Sin embargo, no siempre basta con retomar la rutina para recuperarnos de los excesos, y tenemos que llevar una dieta un poco más estricta. Eso sí, cuidarnos no significa dejar de comer, sino tomar como aliados algunos alimentos y hábitos que ayudarán a que nuestro cuerpo se recupere. Lo más recomendable son productos lo más naturales posibles, ricos en proteínas, fibra y vitaminas que actúen de motor energético. Aquí,  seis alimentos que nos ayudarán a recuperar la cuesta de enero:

Aguacate

Se trata de uno de los alimentos más completos por su alto contenido en aceites vegetales y grasas insaturadas, una pequeña ración nos aporta gran cantidad de calorías acompañadas de numerosos nutrientes. No hay que abusar, ya que es un alimento con mucha grasa (aunque sean buenas), pueden ser el perfecto aliado para desayunos o guarnición en comidas y ensaladas. Su alto contenido en magnesio y potasio, así como en Vitamina D y E hace que sea un perfecto antioxidante y nos regulé los niveles de colesterol.

Consejo: Acompañarlo siempre con alimentos proteicos, sean animal o vegetal.

 

Semillas

Las propiedades de las semillas, además de aportarnos numerosos nutrientes, se adaptan a cualquier plato y las podemos utilizar como complemento alimenticio para casi cualquier necesidad. Cada tipo de semilla nos aporta nutrientes diferentes: las semillas de amapola son una gran fuente de calcio y vitamina A; las pipas de calabaza son ricas en ácidos grasos, magnesio y selenio; las semillas de lino son ricas en Vitamina C y E, así como en hierro y fibra soluble…

Consejo: Utilizarlas en ensaladas y desayunos o fibra y Omega 3 a platos de carne y pescado.

Pepino

Destaca por su bajo aporte calórico y su alto contenido en agua, por lo que es un alimento recomendado en dietas de bajar peso. El pepino es una de las verduras con menos hidratos de carbono, y cada 100 gramos de pepino apenas tiene 13 calorías, esto no implica que no sea una importante fuente de nutrientes: ya que nos aporta una gran dosis de fibra, y es además rica en Vitaminas A, B, C y E. Por último, destacar también la dosis importante de potasio, hierro, calcio, fósforo y magnesio que nos aporta.

Consejo: Puede comerse crudo y no necesita grandes aliños, ya que tiene mucho sabor. Se recomienda aliñar con aceite de oliva virgen extra, que nos ofrecerá ese aporte de grasa y calorías del que carece.

Salmón

Los pescados, en todas sus variedades, son una fuente nutricional muy importante. Además poseen un gran sabor y no requiere mucho condimento, ni aliños para convertirse en un plato exquisito. Pero el salmón, por todas las propiedades que contiene, debería ser imprescindible a diario. Ya que se trata de un alimento rico en proteínas y en ácidos grasos esenciales para la salud. Además contiene vitaminas como la B12 y B6 y la niacina, también minerales como el selenio, el magnesio e altas cantidades de calcio. Se trata de uno de los alimentos más completos del mundo, que ayudan a reducir el colesterol y aportan las grasas saludables y calorías que necesitamos.

Consejo: Aliñarlo con aceite de oliva virgen extra y acompañarlo con una ración de frutas y verduras que aporten la fibra y vitaminas de las que este pescado carece para conseguir un aporte completo.

Quinoa

Aunque se trata de una semilla, hemos querido hacer mención aparte porque la quinoa se consume más como un cereal. Al permitir la cocción e inflarse como lo hacen el arroz o la pasta, es un alimento muy recurrente para dietas celíacas, además sus propiedades son mucho mayores que las de otro cereal. Se compone en su mayoría de hidratos de carbono complejos, proteínas, y grasas insaturadas como los ácidos Omega 3 y Omega 6. Además, destaca su alto contenido en minerales como el potasio, magnesio, calcio fósforo, hierro… y Vitminas B y E, estas últimas caracterizadas por su efecto antioxidante.

Consejo: Se utilizan a modo de cereal, pero al tener un contenido calórico más bajo y muchos más nutrientes, se aconseja sustituir arroces y pastas por quinoa, tanto en ensaladas como en platos con carne o pescado.

Alcachofas y espárragos

Por último, las alcachofas y los espárragos deberían ser las hortalizas que nunca falten en nuestra nevera cuando tratamos de bajar algo de peso. Aunque tienen propiedades distintas, las hemos metido en el mismo grupo porque ambas tienen una importante función diurética; es decir, gracias a su alto contenido en potasio, favorecen la rápida eliminación de líquidos del organismo, algo que muchas personas buscan tras épocas de mala alimentación o de consumo alimentos con alto contenido en hidratos de carbono. En cuanto a las propiedades, ambas tienen un alto contenido en fibra y, por el contrario, el aporte calórico es muy bajo.

Consejo: Al igual que hemos aconsejado con el pepino, es recomendable acompañar estas verduras con alimentos proteicos como, por ejemplo, carnes o pescados bajos en grasa como el pollo, el pavo, los mariscos o el pescado azul.

 

Fuente: elle.es

 

You are currently browsing the archives for the Curiosidades category.