rainbow

Archive for the ‘Salud’ Category

Seis factores que hay que entrenar para mejorar el carisma

NoticiaAgioGlobal_carisma

 Hay personas que parecen innatamente carismáticas: entran en  una   habitación y la toman, los presentes se giran y prestan    atención al    que acaba de llegar. En el trabajo, son personas  influyentes para  empleados, compañeros e incluso jefes. Y  aunque hay quien tiene ese don , es también un aspecto que se  puede conseguir con esfuerzo.  Desde AgioGlobal queremos  impulsar  estos seis  factores que podemos entrenar diariamente para ser más carismático.

1. Poder. El poder en el trabajo no se ciñe al puesto que ocupamos en el organigrama, sino a una combinación de confianza en uno mismo, lenguaje corporal y expresión verbal. Las personas carismáticas están centradas en un propósito y hacen girar toda esa comunicación alrededor de ese objetivo, que puede ir desde motivar una sala llena hasta consolar a alguien que acaba de recibir una mala noticia.

2. Persuasión. Un componente esencial del carisma es la capacidad de atraer a las demás personas y conseguir que sigan, o como mínimo aprueben, una forma de hacer y de pensar. Para ello es necesario mostrarse entusiasmado con la propia actitud, así como demostrar los buenos resultados de ese planteamiento y tener respuestas preparadas para convencer a los demás de que es la posición óptima.

3. Imagen. Se necesita menos de un segundo para hacerse una primera imagen acerca de una persona, y una vez instaurada, es difícil cambiar esa opinión. Por eso es determinante la forma en que uno se presenta, pero sobretodo, el aspecto visual. Y aunque las tendencias en moda cambian muy rápido, lo importante es que esté en consonancia con lo que uno es y lo que trata de transmitir.

4. Atención. En la transmisión del carisma también tiene mucho peso la capacidad para escuchar y dejar hablar a los demás, es decir, no solo cuenta la emisión de mensajes sino la forma de recibirlos. El respeto por la necesidad de comunicarse de los demás, y la capacidad de entender y canalizar sus opiniones acaba siendo un elemento de atracción para los demás.

5. Adaptabilidad. Es, según los expertos en gestión de liderazgo, la regla de oro del carisma. La habilidad para tratar a los demás como quieren ser tratados, de ponerse en su piel, y de entender la diversidad en todas sus formas, genera un ambiente en el que los demás se sienten cómodos y son más productivos, además de generar estructuras de equipo mucho más sólidas.

6. Visión. ¿Cuáles son las ideas que le hacen diferente? ¿En qué creencias se sustenta para estar tan entusiasmado? Las personas carismáticas trabajan en la proyección de sus principios y sus compromisos, que constituyen las directrices para cualquiera de las actuaciones anteriores. Decide cuál es tu visión, fortalécela y… ¡dispara tu carisma!

Fuente: equipos&talento

Motivate, motivame.

superarHoy día, la motivación en el trabajo viene desde la selección de las personas, ya que las empresas lo máximo que les puedes pedir es que no te desmotiven mucho. El entorno triste, los negocios cabizbajos, los clientes enfadados, la competencia desagradable, los sueldos breves y un largo etcétera de adjetivos lánguidos nos hacen ser Ulíses para llegar motivados a trabajar. Cuando alguien está alegre te sorprende, cuando alguien no habla de la crisis te exalta y si encima ve positivo su futuro ya no nos queda otra que prejuzgar su salud mental.

Pues si ¿yo estoy motivado a trabajar? Esta motivación me surge de las cuatro muletas vitales que más me hacen pensar hoy día en mi felicidad laboral. La felicidad no es un final, como proclaman los libritos de “autoayudita”, es un estado en continua inestabilidad que nos permite vivir. Por lo tanto, estar motivado no significa ser feliz, sino querer “estar” feliz. Mis cuatro muletas son sencillas de comprender pero difíciles de cultivarlas, porque ya lo decía Mahatma Gandhi: “Lo sencillo es lo difícil”. Desde AgioGlobal queremos mantener presente la importancia de la motivación en el puesto trabajo y para ello; toda automotivación necesita de las siguientes “muletas mentales”:

1) De autoeficacia.

2) Del relativismo de los objetivos.

3) De disfrutar de tu ser.

4) De valorizar tus relaciones.

 AgioGlobal hace un repaso a  cada “muleta mental” que supone un soporte fuerte para nuestro ser y nuestra moral,  si sabemos gestionarlos  bien tanto en la vida personal como  en  nuestro puesto de trabajo.  Al final consiste en saber que eres eficaz en tu trabajo, en cuestionarte tus objetivos con realismo, en perfeccionarte sabiendo cómo eres y en valorizarte en el calor de las relaciones entre personas queridas, es la ecuación de tu auto-motivación. Pero sin olvidar que la automotivación no es automática y necesita del diario “mover las brasas” con tus “muletas mentales”.

1. La autoeficacia es un concepto muy útil para motivarte y se puede resumir como la percepción de que tu trabajo es útil y de si eres percibido como eficaz en el trabajo diario. De percepción se pasa a ser una creencia en nuestra propia capacidad para llevar a cabo nuestro trabajo. La autoeficacia es fruto de los refuerzos históricos a nuestra capacidad y para mí está en el centro de la automotivación. Me motiva hacer mi trabajo bien hecho y sentirme un profesional. Pero los estudios más recientes nos indican que la autoeficacia es relativamente maleable, Mitchell y Daniels han realizado diversos estudios de cómo las prácticas de RRHH afectan a la autoeficacia de los empleados. Las prácticas centradas en dar al empleado un alto nivel de “dominio percibido” incrementa la motivación del empleado. En fin, ser autoeficaz en el trabajo es una gran fuente de notoriedad. También me gusta mucho el concepto de autoeficacia de la amplitud de rol (RBSE Role Breadth Self-Efficacy), que explica la percepción de un empleado sobre su capacidad de llevar a cabo una serie de tareas que exceden a las de su puesto, tales como analizar problemas de las empresas o dar sugerencias sobre la buena dirección de la misma. Esta percepción es importante tenerla intacta porque ya sabemos que en España todos somos seleccionadores de futbol ó tertulianos frustrados, ya que es muy motivacional parecer que puedes ser mejor que otros en su trabajo. La motivación de ser un buen profesional es básica en el momento actual, porque al final quedan nuestras capacidades como fuente de nuestro “ser valioso”. Ya lo decía Woody Allen: “Mi forma de bromear es decir la verdad, esa es la broma más divertida”. El ser profesional es la mejor palanca motivacional en época de crisis.

2. De relativismo de los objetivos. Tener una estrategia en época convulsa es lo mejor porque así estamos todo el día criticándolas porque no se cumple. El continuo intento de crear futuro con la estrategia se derrumba a cada paso diario. La rapidez de los cambios, las concausas que explican dichos cambios y la equifinalidad del sistema organizativo (es decir, llegar a la misma solución por diferentes medios) nos lleva a ser muy flexibles con nuestros objetivos. Si juntamos a Woody Allen cuando dice: ”Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a poner el resto de mi vida” con Groucho Marx cuando como buen escéptico nos dice: “¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos”, nos lleva a una relativización de nuestros objetivos. Hay que ocuparse del futuro en todo momento pero despreocuparte del cumplimiento de los objetivos tal y como los tenemos previstos. Relativizar los objetivos me produce automotivación pero no implica falta de ambición o trabajo, sino simplemente bloquear la ansiedad provocada por su incumplimiento. La mayoría de los objetivos en el trabajo dependen de factores externos, por tanto tu capacidad de control e impacto suele ser limitado. Me encanta la “psicología del intento”, es decir, me motiva haciendo todo lo que sé, puedo y quiero conseguirlo pero sabiendo que el conseguir el objetivo no depende sólo de mi trabajo. En fin, hay que estar continuamente haciendo estrategias, proponiendo objetivos aunque no los podamos conseguir. Conseguir es un proceso que necesita del continuo intentar.

3.De disfrutar de tu ser. Ser de una forma determinada es tu sello personal vital. Estoy harto de “psicologistas” que proponen continuos cambios personales para ser mejor. La Psicología Positiva  nos indica la necesidad de apostar por nuestras destrezas y evitar el continuo perfeccionamiento en lo que somos ineptos. Agioglobal  vota por esta postura, de dejar de gastar enegrías en algo que no somos y exprimir la mejor parte de nosotros, pero para ello hay que conocerse bien a uno mismo y saber nuestras destrezas y nuestra debilidades.  Hay que aceptar que podemos cambiar, pero más vale que nos basemos en lo que sabemos, sabemos hacer y queremos ser para fructificar dicho cambio. Me motiva conocerme como soy y no meterme en “traumáticos” cambios para llegar a ser un mediocre en todo. Hay que invertir en lo que eres bueno para ser mejor. La excelencia se basa en tus destrezas históricas y no en intentar imitar otros modelos externos de profesional. Nuestro ser profesional se basa en nuestra capacidad de comprendernos y conocernos en lo que somos buenos. Por eso, hay que disfrutar de lo que somos y no inventarnos un personaje que no somos. Me motiva ser como soy y poder cambiar en base a mis capacidades.

4. De valorizar tus relaciones. No solamente el trabajo y mi gestión como persona me motivan sino también las grandes oportunidades que me ofrecen nuestras relaciones. El tener amigos (no sólo conocidos digitales) con quién hablar, comentar, divagar e incluso delirar en común es un tesoro. Me motiva hablar y conversar con “otros” porque así me modelo como persona. El arte de convertirme en persona fue un gran libro de Carl R. Rogers pero, ante todo, es una filosofía de vida, donde la relación con otros es una fuente motivacional básica. Los equipos son ecosistemas de motivación, donde las personas traspasan su visión individual y crean nuevas formas de estar en el trabajo.

En un amplio sentido pasar del “me” de motivarme al “te” de motivarte supone simplemente poner foco en tu profesionalidad, en flexibilizar tu futuro, en disfrutar de tus destrezas y en poner en valor a tus amistades.  AgioGlobal apoya esta filosofía del trabajo que se sostiene en estas 4 muletas mentales tan sencillas pero difíciles de conservas intactas y en pie.  Valorar lo que uno tiene  y agradecerlo, ser feliz con lo que soy y no con lo que me falta.  Algo tan simple como la vida misma, que siempre es compleja por naturaleza.

Pero como decía Braudillard: “La realidad es compleja y la simplificamos para entenderla” y, como matizamos en mi pueblo palentino: “Eso son lentejas, si quieres las comes y si no, las dejas”. Me encanta motivarme con lentejas.

Fuente: Motivaciónymás.

Peligro ¡verano!: Medidas low cost para evitar los riesgos del calor.

Mayor probabilidad de que aumenten los accidentes de trabajo, agravamiento de dolencias previas (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, cutáneas…), aparición de las enfermedades relacionadas con el calor… son algunos de los riesgos y daños para la salud que puede generar el estrés térmico por calor en los trabajadores. Éstas son las medidas preventivas que deben adoptar tanto su empresa con sus trabajadores para evitar riesgos, muchas de las cuales no tienen coste o éste es pequeño:

Lo que debe hacer su empresa:

- Informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos, efectos y medidas preventivas. Formarles en el reconocimiento de los primeros síntomas de las afecciones del calor en ellos mismos y en sus compañeros.

- Cuidar que todos los trabajadores estén aclimatados al calor de acuerdo con el esfuerzo físico que vayan a realizar.

- Disponer de sitios de descanso frescos, cubiertos o a la sombra y permitir a los trabajadores descansar cuando se encuentren mal.

- Proporcionar agua fresca y aleccionar a los trabajadores a que beban con frecuencia.

- Modificar procesos de trabajo para eliminar o reducir la emisión de calor y humedad y el esfuerzo físico excesivo.

- Reducir la temperatura en interiores favoreciendo la ventilación natural, usando ventiladores, aire acondicionado…

- Organizar el trabajo para reducir el tiempo o la intensidad de la exposición.

- Garantizar una vigilancia periódica de la salud específica para los trabajadores que tengan problemas cardiovasculares, respiratorios, renales o diabetes, ya que son más sensibles a los efectos del estrés térmico.

Lo que deben hacer sus trabajadores:

- Informar a sus superiores de si están o no aclimatados al calor, si han tenido alguna vez problemas con el calor…

- Adaptar el ritmo de trabajo a su tolerancia al calor.

- Descansar en lugares frescos cuando tengan mucho calor. Si se sienten mal, cesar la actividad y descansar hasta que se recuperen.

- Beber agua con frecuencia.

- Evitar comer mucho y las comidas grasientas.

- No tomar alcohol. Evitar bebidas con cafeína y las bebidas muy azucaradas.

- Ir bien descansados al trabajo. Refrescarse al finalizar el trabajo.

- Usar ropa de verano, suelta, de tejidos frescos y colores claros que reflejen el calor radiante. Proteger la cabeza del sol.

Fuente: Asesoriza

You are currently browsing the archives for the Salud category.