rainbow

Archive for the ‘Solidaridad’ Category

EL VOLUNTARIADO NO TIENE EDAD


Es reconocida por todos la enorme aportación que los mayores pueden hacer en múltiples situaciones, aunque no es habitual que la aprovechemos. El voluntariado es un campo especialmente receptivo en este sentido, puesto que permite el aprovechamiento de la experiencia acumulada, tanto profesional como personal, durante tantos años, a la vez que ofrece al mayor la posibilidad de realizar actividades que le resulten interesantes, ocupando parte de todo el tiempo que le ha quedado libre al jubilarse y enriquecerse con el contacto con otras personas. Hasta ahora los campos de trabajo estaban vetados para ellos, pero, de un tiempo a esta parte, se ha desarrollado toda una serie de ofertas apropiadas que se ajustan a su especial condición.

Nos pasamos gran parte de nuestra vida trabajando, sin apenas tiempo para otra cosa que no sea eso, trabajar, y, por fin, llega la jubilación, un momento tan esperado pero que en ocasiones cae como una losa, porque no se sabe qué hacer con tantos momentos libres, no estamos preparados para vivir así. Además, es habitual que surja una sensación de haber dejado de ser útil, lo que lleva al abatimiento y a una marcada inactividad. Esa falta de actividad provoca, en muchos casos, a un deterioro de la salud.

Pero no se trata solo de esto: la sabiduría que se acumula con el correr de los años, la madurez, la capacidad de relativizar los problemas…, aparte de la vitalidad y la motivación con que cuentan muchos de nuestros mayores, son de un valor incalculable. ¿Por qué los desaprovechamos? ¿Por qué no darles la oportunidad de seguir aportando cosas, a la vez que ocupan parte de su tiempo y se enriquecen también por el contacto con personas más jóvenes?

El voluntariado es una buena opción y, concretamente, vamos a ocuparnos de los campos de trabajo, que tradicionalmente se han destinado únicamente a los más jóvenes, pero que ya en muchos países se han abierto a personas mayores con buenas condiciones físicas.

La Comisión Europea, sin ir más lejos, impulsa un programa de estas características, la red de Intercambio de voluntarios mayores europeos, respaldada por diversas instituciones públicas, como el ayuntamiento de Lleida, que cuenta con un programa de voluntariado senior, con acciones tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata de proyectos en los que no hay límite de edad, es decir, en que los mayores van a estar en contacto con personas más jóvenes.

De manera global, la citada red da la oportunidad a los “seniors” de participar en un proyecto en el extranjero, de acuerdo al tiempo libre del que dispongan. Los campos de trabajo internacionales que organiza apenas requieren entre una y tres semanas. En ellos se dan cita voluntarios de diferentes países, por lo que es necesario que los participantes dominen, al menos, un idioma extranjero. El inglés es el más extendido, pero en algunos casos se pide francés, alemán o italiano. Otro requisito es que las personas sean dinámicas, con capacidad de adaptación a otras culturas y costumbres.

La mayoría de los campos de trabajo se desarrollan en verano, ya que es la época en que los voluntarios jóvenes pueden dedicar más tiempo a estas tareas. Muchos aprovechan sus vacaciones para apuntarse a esta experiencia. Cada grupo se compone de entre 10 y 20 voluntarios, que comparten su tiempo con comunidades locales y realizan actividades diversas, como protección del medio ambiente, ayuda a diversos grupos sociales, acciones con niños y mayores, promoción de actividades culturales, relacionadas con la educación o los derechos humanos…

Pero además, los campos de trabajo para “seniors” se plantean como unas vacaciones alternativas para jóvenes y mayores, que fomentan las relaciones intergeneracionales, mejoran el conocimiento de lenguas extranjeras y fomentan la capacidad de adaptación y tolerancia.

Hay gran variedad de opciones en las que lo único que se exige son ganas de trabajar y de relacionarse con otras personas.

Fuente: Consumer

VOLUNTARIOS VIRTUALES

Si disponemos de tan solo una hora a la semana ya podemos ser voluntarios de una ONG, pues son numerosas las que ofrecen programas de voluntariado on line para que sea posible colaborar con ellas desde casa. Naciones Unidas ha puesto en marcha una plataforma que facilita el acceso a estos programas, ofreciendo información sobre todo tipo de organizaciones, no exclusivamente ONG’s, que cuentan con ellos.

Quién no se ha planteado en alguna ocasión la posibilidad de colaborar con alguna entidad de forma desinteresada por una buena causa. Y muchas veces, la respuesta que encontramos es la dificultad de comprometernos a estar en un lugar concreto un día y a una hora concretos. Nuestra vida transcurre muy deprisa y parece que le faltan horas al día, eso sin contar con los problemas que plantea a veces ajustarnos a horarios para cualquier actividad que esté fuera de nuestros compromisos laborales y familiares. Pues bien, las nuevas tecnologías nos permiten, una vez más, superar estos escollos, pues podemos convertirnos en voluntarios virtuales.

Sólo tenemos que decidir con qué organización, institución o administración, repartidas por todo el mundo, queremos colaborar, de qué manera y durante cuánto tiempo. Y, para ayudarnos en esa labor, Naciones Unidas ha creado una plataforma desde donde resolver dudas y localizar el programa que más se ajusta a nuestros deseos y posibilidades.

Las acciones que nos presenta dicha plataforma se centran en impulsar la paz y el desarrollo. Lo único que se pide a los colaboradores es ser mayores de dieciocho años y ofrecer tiempo, conocimientos y experiencia. Está dotada de una serie de filtros para que la búsqueda sea más fácil. Una vez seleccionada la acción en la que deseamos participar, enviamos una solicitud a la entidad correspondiente y es ésta la que selecciona a los voluntarios. Por otro lado, se posibilita el intercambio de vivencias mediante un espacio habilitado a tal fin.
Las organizaciones presentes en esta plataforma deben cumplir una serie de requisitos: deben estar reconocidas en sus respectivos países, carecer de fines de lucro, trabajar en materia de desarrollo humano sostenible, no practicar discriminaciones y apoyar la Carta y las políticas de las Naciones Unidas. A partir de estos criterios, antes de publicarlas, se examinan todas las oportunidades de voluntariado enviadas por las organizaciones registradas. De igual forma, cuando la colaboración concluye, Naciones Unidas analiza la evaluación que envían tanto las organizaciones como los voluntarios.
La elección de la actividad se realiza a partir de las habilidades e intereses particulares. Las más habituales son las de traducción y redacción de textos y diseño, creación o gestión de páginas web. Otras prácticas susceptibles de ser objeto de colaboración virtual son investigación, desarrollo informático, desarrollo y gestión de proyectos, consultoría y formación.
Por otro lado, las acciones urgentes que requieren la ayuda de los voluntarios reciben el nombre de “ciberactivismo”. “Son campañas que realizan las organizaciones a través de Internet para protestar o denunciar distintas situaciones de injusticia”, explica Hacesfalta.org. Las ciberacciones más frecuentes son la recogida de firmas, la movilización y la recopilación de apoyos para que los ciudadanos envíen cartas a personalidades en determinados ámbitos. Intermón Oxfam apuesta por detener el conflicto de Congo, Ayuda en Acción persigue la igualdad de género, Setem lucha por la dignidad de los trabajadores y Survival pide respeto para los pueblos indígenas. Variedad de opciones no falta.
www.hacesfalta.org también dispone de un buscador para el voluntariado on line.
Otro de los factores destacados es la posibilidad de trabajar con más voluntarios en línea, ya que, a pesar de que la colaboración no es presencial, resulta muy enriquecedor contactar con otras personas que comparten las mismas inquietudes.

You are currently browsing the archives for the Solidaridad category.