rainbow

Claves para convertir tu trabajo en tu vocación

consejojerico¿Sabes que puedes convertir tu trabajo en una vocación? Se puede conseguir haciendo lo que haces y adoptando una actitud determinada que depende, en gran parte, de ti mismo. Cuando vives el trabajo como una vocación disfrutas más, le encuentras un sentido y crees que aporta de manera positiva a la vida de otros. Independientemente de lo que cobres, deja de pensar que hay mejores trabajos en los que cobran más, porque también los hay peores. Debes convertir lo que tienes en algo más que sólo una fuente de dinero. Y eso sólo puedes lograrlo tú. Desde AgioGlobal te contamos cómo conseguirlo:

Una mayor visión del para qué hacemos lo que hacemos

Existe un relato que refleja muy bien esta idea. En la época de la construcción de las catedrales, un hombre se encontró con tres picapedreros y les preguntó que qué hacían. El primero respondió que picar piedra; el segundo, construir un capitel; y el tercero, construir una catedral. Los tres hacían exactamente lo mismo, pero el sentido era bien distinto.

Basándonos en estudios realizados, aquellos que lo vivían como una vocación, tenían una visión más amplia. Entonces, si quieres aportarle un poco más de sentido a tu trabajo, pregúntate el para qué haces lo que haces, más allá de las tareas concretas. Amplía tu visión.

Crear relaciones personales más amplias en el trabajo

La vocación se puede producir de dos maneras: porque es un trabajo creativo que te permite expresarte; o porque tienes la capacidad de contribuir a la vida de otros. Lo primero no siempre es fácil, por lo que muchas veces resulta más práctico centrarse en las relaciones personales, es decir, ayudar a las personas de nuestro entorno, como clientes, compañeros, proveedores… no porque esperemos que ellos hagan lo mismo, sino por uno mismo. Eso significa tener un interés sincero sobre las personas.

Incrementa el número de tareas que haces y que te aporten sentido

El sentido de contribución puede ocurrir cuando no te ciñes solo y exclusivamente a lo que se indica en tu contrato de trabajo. Por ello, amplía lo que haces dentro de los márgenes posibles para disfrutar más de lo que haces y encontrarle un mayor sentido. El trabajo puede ser un lugar de aprendizaje, de superación personal, de encontrar personas interesantes y de aportarle un poquito de sentido a nuestras vidas. En definitiva, el trabajo puedes convertirlo en una vocación y esto depende fundamentalmente de ti mismo.

Fuente: Blog Pilar Jericó

 

Leave a Reply