rainbow

¿Cómo alejarnos de los pensamientos perjudiciales?

Salud sept19

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo alejarnos de los pensamientos perjudiciales?

El número de peligros que inventa el hombre es infinito, el compañero de trabajo nos quiere hacer la cama, el amigo nos quiere levantar a la mujer… En AgioGlobal queremos ayudar a alejar estos pensamientos perjudiciales, por los que os presentamos “Cómo dejar de hacerse pajas mentales y disfrutar de la vida”, el último libro de Giulio Cesare Giacobbe.

 

La obra, como deja entrever su título, es desenfadada y directa. Así el escritor resume cómo alejarnos de esos “actos de pensar en cosas que no tienen ninguna relación con la realidad”. Giacobbe distingue entre los pensamientos y la realidad, es decir, “nuestro cuerpo y el ambiente que nos rodea”. A su modo de ver, el pensamiento es un sustituto de la acción, si no lleva a esta será perjudicial y, por el contrario, aquel que da lugar a una acción capaz de eliminar las condiciones ambientales negativas, cumple perfectamente su función defensiva.

Así, podemos distinguir entre lo positivo y lo negativo “El pensamiento es como un cuchillo: lo puedes usar para untar mantequilla en una rebanada de pan o para rebanarte tú mismo el cuello”.

Muchas personas perdemos tiempo y energía por pensamientos sobre hechos que no han ocurrido o reacciones que nunca llegaran… Para evitarlo, Giacobbe recomienda cambiar de actitud y “concentrar la atención en aquello que estás haciendo, en lo que está sucediendo, en el mundo que  te rodea”.

 

En este proceso se abre la segunda parte del título de su libro, ya que según explica “la presencia mental en la realidad es el secreto para disfrutar de la vida”. Se trata de una premisa fácil de entender, pero no tanto de llevar a la práctica. Consta de tres pasos:

1. Concentrar el mundo material, si concentras tu atención en un hecho u objeto, estos se hacen reales para ti.

2. Situado en el cuerpo. Cuando estamos preocupados, tenemos miedo o sentimos angustia, nuestro cuerpo tiene reacciones como respiración agitada o alteración del ritmo cardiaco, entonces debemos centrar la atención en nuestro cuerpo para conseguir la relajación.

3. La mente. “si te sientes agitado no hagas fuerza alguna contra la tensión aprende a observarla, acéptala y obsérvala”.

 

En definitiva, desde AgioGlobal aconsejamos observar las cosas detenidamente y concentrarse en lo que hacemos de forma habitual para así evitar los pensamientos perjudiciales que provocan tensión y no nos conducen a ningún lado.

Fuente: miempresaessaludable.com

 

Leave a Reply