rainbow

Cómo lidiar con compañeros tóxicos en el trabajo

banner_consejo_noviembreEn la vida te rodeas de muchos tipos de personas. En el trabajo también. Con algunos te relacionas –por cuestiones laborales o personales- más que con otros. Sin embargo, esos más cercanos no siempre son los más recomendables en el ámbito laboral porque entorpecen en tu día a día. Son los conocidos como compañeros tóxicos, personas con las que no puedes trabajar de la misma forma y con las que, tarde o temprano, su simple presencia te hace perder los nervios.

Estas personas atacan directamente al clima laboral porque sus actuaciones afectan a la salud y el rendimiento de los trabajadores. Y es que estas personas restan, no dejan avanzar a los demás y desmotivan.

Hay distintos tipos de compañeros tóxicos: el que se siente inseguro en el trabajo porque cree que no es apto para su puesto y teme ser despedido; el que tiene mentalidad negativa y de fracaso continuamente; el provocador de conflictos; el vago, incompetente y mentiroso; el amigo del jefe que se siente (y es) intocable; el mal jefe; etc.  Estos son solo algunos ejemplos de ellos. Y así como hay varios tipos de compañeros tóxicos, también hay varias formas de combatirlos.

En AgioGlobal estamos comprometidos con el buen ambiente laboral, por eso te damos una serie de trucos para combatir este tipo de personas.

Decidir, de manera objetiva, qué personas son saludables para tu bienestar y tranquilidad general.

Escuchar en positivo. Es decir, seleccionar y enfocarte en los puntos positivos de una conversación.

Desarrollar una mente positiva. Aceptar las cosas negativas que te pasan en la vida para poder cerrar el capítulo y estar abierto a hechos positivos en el futuro.

Hay varias formas de combatirlos y hacerles frente, pero todas ellas pasan por adoptar creencias y actitudes más positivas y por ser fiel a tus propias creencias y sentirte cómodo contigo mismo. Asimismo, no debes permitir que otras personas te sirvan como excusa para no alcanzar tus metas porque si eres firme en ello y tienes confianza, podrás llegar a donde quieras.

¿De dónde viene esa toxicidad y cómo se puede hacer frente?

Tratar con este tipo de personas no es fácil. En algunas ocasiones, por mucho que intentes no contagiarte de su pesimismo, las emociones son contagiosas y estamos programados para sentir empatía con quienes nos rodean y estar en sintonía con sus emociones.

Sin embargo, antes de tachar a una persona de tóxica y hacerle frente es importante conocer el origen de esa toxicidad. ¿Era ya tóxico antes de entrar en la empresa o se convirtió en ello dentro de la organización? ¿Y qué debería hacer la empresa con ella, intentar modificar su conducta o despedirlo?

Lo primero que se debe hacer para detectarlos es crear sesiones de control de los Recursos Humanos. Esto, junto con la creación de unos objetivos, ayuda a las organizaciones a detectar este tipo de empleados sin que sea necesaria la acusación por parte de sus compañeros. Una vez detectado, se debe buscar un cambio en su actitud y premiarlo por ello. El objetivo es que todos los compañeros sepan qué se espera de ellos y que la empresa valora sus esfuerzos para adoptar una conducta más positiva. Es decir, que los trabajadores sepan que la empresa confía en ellos y quiere hacerles sentirse parte de la familia.

FUENTE: Affor.es

Leave a Reply