rainbow

EL DEPORTE CONTRA LAS BAJAS LABORABLES

El ejercicio físico puede ser una medicina contra el estrés y la ansiedad, que en el trabajo se traduce en una reducción de bajas laborables e incrementa la capacidad de concentración y productividad.

Piernas cansadas, dolores cervicales, sobrecarga en los músculos… son diferentes síntomas que surgen de una misma actividad: el trabajo. Según un estudio realizado recientemente, un 58% de los profesionales asegura que su labor diaria afecta negativamente a su salud; de ellos, a tres de cada diez les sucede a menudo y a un 28% le ocurre en momentos de estrés. El ejercicio físico se convierte para estos casos en un aliado, tanto para los trabajadores como para las empresas.

Largas jornadas frente al ordenador, malas posturas al estar sentados o al coger peso son algunos de los motivos de que entre el 60% y el 90% de los españoles sufra dolor lumbar en algún momento de su vida. Son datos de un estudio realizado por la Cátedra Sanitas Wellbeing, de la Universidad Europea de Madrid. Para poder evitar estos trastornos, el ejercicio es un buen aliado ya que aumenta la fuerza muscular y disminuye las posibilidades de sufrir trastornos óseos o musculares.

Otro de los beneficios del deporte es su capacidad para reducir los niveles de estrés y aumentar la sensación de bienestar, disminuyendo el dolor gracias a la producción de endorfinas. De esta manera el trabajador se enfrenta a un día laboral sintiéndose mejor, por lo que su capacidad de concentración aumentará siendo más productivo y dominando los niveles de estrés, a la vez que se ausentará menos del trabajo por motivos de salud.

Si se entrena de dos a tres veces por semana, algunos de los beneficios que se observan en el ámbito laboral son una disminución en un 15% del colesterol y en un 40% de los triglicéridos, junto con un incremento de los valores medios de consumo de oxígeno de más de un 85%.

El último informe elaborado por el Sistema de Protección Social revela que en 2010 el promedio de la duración de las bajas fue de 33,15 días, mientras que en 2007 se invertían 27,76 días. La conclusión a la que se llega es que las faltas al trabajo de corta duración han disminuido debido a las circunstancias económicas de España y el miedo a perder el trabajo. Este temor, entre otros, ha hecho que la Seguridad Social haya contabilizado un 40% menos de bajas laborales que en 2010. Aunque en estos datos se detecta un aumento de casos de incapacidad temporal de trabajo a causa de estrés, ansiedad y depresión, pues en concreto un 60% de las bajas laborables de los países de la Unión Europea se deben a estas patologías.

Para conseguir el equilibrio entre salud y trabajo..

1. Marcarse metas realistas.
2. Apoyarse en el trabajo de equipo
3. Informar al superior sobre el volumen de trabajo y, si es posible, analizar los posibles incidentes.
4. Comer de manera saludable.
5. Entrenarse entre dos y tres veces a la semana para estar tonificado.

Fuente: Expansión

Newsletter de:

Leave a Reply