rainbow

El dibujo como terapia antiestrés

consejo_abril

El dibujo se ha convertido en una de las formas más sencillas de expresar nuestra creatividad, además de ayudarnos a mejorar la concentración, evitar el estrés y eliminar los pensamientos negativos. Los beneficios de incorporar esta afición a nuestra rutina son los siguientes:

Beneficios comunicativos

Mediante el dibujo podemos expresar sentimientos, pensamientos y emociones. Beneficia especialmente a aquellas personas a las que les cuesta expresarse en público ya que el dibujo brinda seguridad y motivación.

Beneficios en el cerebro

El dibujo activa todo el cerebro tanto el hemisferio izquierdo que responde a tareas lógicas como el hemisferio derecho que responde a la creatividad e imaginación.

Beneficios motrices

El uso de lápices, pinturas, pinceles y demás instrumentos de dibujo permiten desarrollar la motricidad, especialmente en los niños. De cara a los adultos, permite reforzarla.

Beneficios para la salud mental

El dibujo permite tener un nivel elevado de concentración debido a la necesidad de poder expresar lo que se siente. También ayuda a distraerse de los problemas por un rato.

Existen distintos tipos de dibujos que se pueden realizar según el estado de ánimo en el que nos encontremos. Por ejemplo, si estamos enfadados nos ayudará dibujar líneas; si estamos tensos nos beneficiará dibujar patrones diferentes; si necesitamos entender algo lo recomendable es dibujar mandalas; si estamos preocupados practica origami.

A continuación, desde AgioGlobal os enumeramos algunos consejos para disfrutar del arte de dibujar:

- Busca un espacio tranquilo para ponerte a ello que te proporcione serenidad y concentración.

- Disfruta del arte de crear, no importa el resultado.

- Crea un libro donde recojas tus dibujos. Esto te permitirá ver los avances.

- Escucha música mientras dibujas, te ayudará a levantar más el ánimo y despertará tu creatividad.
- Lleva siempre contigo material para dibujar, cualquier momento puede ser bueno para plasmar tus ideas y dejar volar tu imaginación.

Fuente: Revista Recursos Humanos

Leave a Reply