rainbow

Es posible desconectar del trabajo en vacaciones

banner_motivacion_julioDespués de meses de duro trabajo, llega el momento de la recompensa estival, las vacaciones. Llega la hora de descansar, aprovechar para hacer lo que más te gusta y desconectar. Eso último es lo más importante, aunque también lo que más cuesta a la mayoría. Es difícil de hacer, pero no imposible.

El nivel de desconexión de tus responsabilidades laborales cuando estás fuera de la oficina afecta en mayor o menor medida a tu desarrollo profesional, aunque no en el sentido que piensas. Cuanto más desconectes al final de tu jornada laboral o en tus días de vacaciones, mayor será tu rendimiento cuando vuelvas a la oficina. Estarás más concentrado y menos tenso.

En AgioGlobal somos conscientes de que hay muchas personas a las que le resulta difícil desconectar y lo bueno que es, por eso te damos unas pautas que te ayudarán hacerlo ahora que se acercan las vacaciones.

Deja el móvil a un lado

Estar constantemente pendiente del móvil no solo no te dejará desconectar, sino que te estresará. Las nuevas tecnologías facilitan tu vida, pero sólo si haces un buen y equilibrado uso de ellas. Lo recomendable (sólo si eres incapaz de no estar pendiente de la oficina) es consultar el correo una vez al día.

Cuando estés en una reunión familiar o con amigos, aleja el móvil de ti. No hace falta que lo apagues (aunque no estaría mal), pero no lo tengas cerca. Evitarás consultarlo continuamente y disfrutarás más de tu momento de ocio.

Haz ejercicio

Mimarse a uno mismo incluye mimar el cuerpo para mantenerlo en un estado de relajación constante. La mejor forma de estabilizar el cuerpo es haciendo deporte. Además, el ejercicio físico reporta vitalidad y energía positiva.

No caigas en el error de quedarte todo el día en casa, tirado en el sofá viendo la tele, porque será peor. Acabarás cansado de no hacer nada. Y sí, cansado, porque la pereza, lejos de producir descanso, produce cansancio. Así que sal a la calle y muévete. Tu cuerpo te lo agradecerá y tu mente también.

Equilibra el tiempo

Pasar tiempo a solas o rodeado de la gente que quieres es gratificante a la vez que agotador si se abusa de alguna de ellas. Entonces, lo mejor y más recomendable para desconectar es equilibrar los tiempos de relaciones personales. Es decir, pasa tiempo con la familia y amigos, pero también reserva tiempo para ti mismo. Renunciar al espacio personal en vacaciones también resulta agotador. Por eso combina salidas grupales con momentos íntimos en los que pasear, ver la televisión o leer un libro. Cualquier cosa que te guste.

Fuera o en casa. Este último puede ser un escenario idóneo para disfrutar de esos momentos. Incluso es recomendable hacerlo en casa porque te permite disfrutar de tu espacio de confort con la calma que no te permite la rutina laboral.

El placer de no madrugar y comer

Madrugas mucho a lo largo del año. Si es así, prémiate con el placer de dormir hasta más tarde en vacaciones. Pero no lo hagas durante todos los días. Cuando falte una semana para la reincorporación al trabajo, adapta tus horarios de descanso a los de la oficina. Pero hazlo de forma gradual para que el cambio sea menos brusco y no caigas en la temida depresión post vacacional.

Lo mismo ocurre con la comida. Durante todo el año – en el trabajo- comes a un ritmo más rápido. En vacaciones, cambia el chip y disfruta de los alimentos y sus sabores.

Estas recomendaciones no solo se pueden aplicar a periodos largos de vacaciones. También a fines de semana y puentes. Y es que romper con la rutina es lo más beneficioso y recomendable si el objetivo es desconectar. Sal, haz cosas que te gusten, descansa. Haz lo que sea, pero de forma equilibrada. Es posible desconectar del trabajo, además de bueno porque tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

FUENTE: Webconsultas

Leave a Reply