rainbow

Escuchar villancicos sin parar puede ser malo para tu salud mental

banner_consejo_diciembreDiciembre es sinónimo de Navidad, de grandes compras, de centros comerciales, de recorrerse todas las tiendas en busca del regalo ideal para tus seres queridos, de cenas con compañeros y amigos  y de villancicos. Estos últimos son las canciones más habituales en la megafonía de los establecimientos durante la festividad navideña.

Cuando los clientes entran en alguna tienda o centro comercial les invade tres tipos de sensaciones. A los enamorados de la Navidad les brillan los ojos cuando escuchan frases como ‘Campana sobre campana’; los que la odian, posiblemente salgan corriendo; y a otros ese ambiente les resulta indiferente.

Los compradores, en su mayoría, disfrutan de ello, pero los trabajadores de esas tiendas y esos centros comerciales, no. Se pasan 8 horas diarias escuchando esas míticas canciones e, independientemente de si les gusta la navidad o no, pueden sufrir grandes consecuencias saludables.

AgioGlobal está concienciado con la salud mental y te va a contar por qué escuchar villancicos si parar es malo para tu salud mental. Según expertos, una exposición continuada a los villancicos puede resultar agotador para la mente.

Muestra de ello han sido las declaraciones de la psicóloga estadounidense Linda Blair al portal Sky News. En ellas aseguraba que llegado un momento, estos trabajadores no pueden concentrarse en otra cosa que no sean esas canciones y gastan toda su energía en intentar no escucharlas. Asimismo, Blair recomienda aprender a desconectar de ellas. Un trabajo difícil pero que, a la larga, beneficia a su salud. Tanto a ellos como a los responsables de estas tiendas y grandes almacenes.

Pero, ¿por qué los establecimientos machacan con este tipo de música?

Según un estudio estadounidense, el 84% de los consumidores reconocen que la difusión de villancicos en Navidad hace que la experiencia de compra sea más disfrutable. Además, un 81% reconocen que este tipo de canciones en esta época del año hace que se sientan de mejor humor.

Sin embargo, los establecimientos no solo emiten villancicos para que los clientes se sientan felices. También lo hacen para influir en sus mentes e incitarles a comprar más. Si en un establecimiento suena música de navidad, los consumidores compran más cosas para los demás, para la familia y amigos, por lo que el ticket de compra crece más que si se escucha música comercial porque en este último caso los consumidores compran cosas sólo para ellos. Poco importa si se es religioso o no porque el comportamiento es el mismo en todos.

La Navidad es sinónimo de consumo, de compras y de reuniones fuera de casa con familia y amigos. Es el momento en el que comerciantes de todo tipo se frotan las manos ante el aumento de la facturación. Sin embargo, lo que resulta bueno para unos afecta al desarrollo y el estado saludable de otros.

FUENTE: El Confidencial

Leave a Reply