rainbow

LA GENERACIÓN Y EMPIEZA A DEJAR DE LADO EL IDEALISMO EN EL TRABAJO

Desde hace años, parte de las características que definen a la generación Y (los nacidos entre 1982 y 1994) se basaba en no ser tan exigentes en remuneración económica comparados con las generaciones anteriores, y se destacaban por la necesidad de encontrar un significado a su trabajo y que éste aporte algo no solo en el presente, sino también en el futuro. En los últimos meses la tendencia está cambiando y los ‘milenios’, como también se les definen, recurren a una postura más práctica debido a su realidad económica.

Jim Finkelstein, especialista en liderazgo y dirección de personas, entre otras disciplinas, recoge en su libro ‘Fuse: Making Sense of the New Cogenerational Workplace’ las mejores maneras de retribuir a esta generación y por qué comienzan a sentirse exprimidos. En el libro se toma como ejemplo de referencia a los jóvenes estadounidenses para explicar los motivos de su cambio de actitud.

Las complicaciones económicas también pasan factura a los bolsillos de la generación Y, la principal dificultad con la que se encuentran está marcada por los créditos que necesitan solicitar para hacer frente a los años universitarios, y cuya deuda supera en la media los 20.000 dólares. Se trata de una obligación que suelen hacer frente ellos solos, sin ayudas, por ejemplo, familiares.

Otro de los orígenes que motivan este cambio se debe a que los salarios de los licenciados ha descendido notablemente. Junto a un sueldo inferior, se enfrentan a un aumento en el coste de vida que repercute en servicios básicos como educación, vivienda, mantenimiento del hogar y sanidad.

Con estas condiciones se hace difícil para los ‘milenios’ seguir soñando y priorizar en el bien que aporta su trabajo a la sociedad, por encima de una nómina que cubra sus necesidades. Comienzan a sentir un stress significativo con su económica, por lo que prefieren remuneraciones a corto plazo, o lo que es lo mismo, desean que las organizaciones les paguen en efectivo a con un cheque al portador, antes que planes de ahorro o pensiones.

Lo cierto es que en general las condiciones en las que se encuentran los milenios estadounidenses pueden servir de referencia a cualquier ciudadano joven, que viva en una sociedad democrática. Así que es necesario ver hacia dónde les lleva la crisis y tener en cuenta qué es lo que buscan y necesitan cuando se les contratan o forman parte de la plantilla de una empresa.

Fuente: CBSNEWS

Newsletter de:

Leave a Reply