rainbow

La neurociencia de la Navidad: cómo usar el neuromarketing para vender más en la campaña navideña

banner_consejo_diciembreEl espíritu navideño ya inunda las calles de toda España y parte del mundo. Las luces iluminan las noches, los comercios y supermercados han decorado sus instalaciones con guirnaldas, los turrones ya están expuestos y las carteras de algunas personas ya están tiritando con el miedo ante el gran desembolso que se avecina. Y es que, según un estudio elaborado por Deloitte, las familias se gastarán una media de 600 euros este año.

Todo ese ambiente festivo incita a la gente a comprar más que en otras épocas del año y aunque las empresas ya saben qué hacer para vender más y sacar más provecho a sus estrategias, siempre pueden mejorar su estrategia. Y por suerte para ellos (y desgracia para los consumidores), la neurociencia sabe cómo ayudarles.

En AgioGlobal nos preocupa la felicidad de los trabajadores y consumidores, por eso te vamos a contar como los comercios y supermercados trabajan para que la gente esté feliz y, por lo tanto, compre más en estas fechas.

El neuromarketing ayuda a comprender la naturaleza de los regalos y nuestra relación con ellos. También cómo en algunas ocasiones lo que decimos que queremos no es exactamente lo más nos alegra. Y para eso está. Un estudio de la Incentive Research Foundation (ERF) analizó qué preferían recibir los compradores como recompensa.

A la hora de regalar, la gente dice que prefiere dinero, pero las conclusiones del estudio de sus reacciones no les dieron completamente la razón. El factor sorpresa cumple un papel importante. De esa forma,  aunque el regalo es el mismo, hay una forma de darlo que genera más alegría: cambiar el sobre en blanco con billetes dentro por un cheque regalo.

Y muchos comercios ya se han puesto las pilas porque cada vez son más los que ofrecen a los consumidores este tipo de regalos.

Durante la campaña de Navidad, el cerebro libera oxitocina (la hormona responsable del amor) porque compramos para nuestros seres queridos, lo cual nos hace felices. Eso es lo que explica que, en ocasiones, las compras se nos vayan de las manos, porque comprar para nuestra familia nos hace felices.

Pero la neurociencia no solo ayuda a comprender las motivaciones de qué compramos o qué preferimos. También a establecer cómo debe ser el contexto en el que las empresas venden. Asimismo, uno de los elementos a los que más recurren es crear una ‘inmersión navideña’. Lo consiguen decorando las instalaciones y reproduciendo música de Navidad por los altavoces.

Y así es cómo las empresas trabajan para que los consumidores se sientan lo más cómodos posible, no se estresen tanto y compren felices porque, un comprador contento es un comprador potencial.

FUENTE: Puromarketing

Leave a Reply