rainbow

LA SILLA: ENEMIGO PÚBLICO NÚMERO UNO


Muchos de nosotros permanecemos sentados gran parte de nuestra jornada laboral. En numerosas ocasiones se nos ha avisado del riesgo que el sedentarismo supone para nuestra salud, riesgo que constituye uno de los grandes males de Occidente. Dicho sedentarismo resulta de la unión del desarrollo de tareas profesionales de bajo esfuerzo físico y la falta de práctica de algún deporte posterior. Un reciente estudio realizado por investigadores de la Sociedad Estadounidense del Cáncer demuestra que permanecer sentado más de seis horas aumenta el riesgo de mortalidad.

Se trata de un dato preocupante, pero tampoco hay que alarmarse, simplemente tomarlo como una advertencia y poner en práctica ciertas medidas tendentes a recuperar el equilibrio perdido. El estudio realizado por investigadores de la Sociedad Estadounidense del Cáncer señala, como una de sus conclusiones, que permanecer sentado más de seis horas aumenta el riesgo de mortalidad. Pero no es el único factor que influye en tal riesgo: actualmente es habitual que desarrollemos muchas conductas insanas; así, por ejemplo, el tabaquismo y la obesidad son también variables que hacen saltar las alarmas.

La investigación, realizada entre más de 123.000 personas sanas a las que se ha hecho un seguimiento durante 14 años, ha confirmado que las mujeres que permanecen sentadas más de seis horas aumentan en un 37% la probabilidad de morir, en comparación con aquellas que están sentadas un tiempo inferior a dos horas. En los hombres este riesgo es del 18%. Dicho riesgo aumenta, además, si la persona no realiza ningún tipo de ejercicio físico, lo que afecta, según el estudio, a un 48% de hombres y a un 94% de mujeres. Los investigadores apuntan que estar sentado influye en el metabolismo de los triglicéridos, en el colesterol y en las lipoproteínas de alta densidad, entre otras, todos ellos biomarcadores de riesgo cardiovascular, cuyo desorden incide en la salud de las arterias.

Pues bien, lejos de asustarnos, propongámonos cambiar algunas de nuestras costumbres para compensar el número de horas que permanecemos sentados en nuestro trabajo.
• El primero de ellos, y quizá más evidente, es que, ya que no podemos reducir el tiempo que hemos de pasar en una silla durante nuestra jornada laboral, disminuyamos el que pasamos en tal situación cuando ésta finaliza; la televisión es uno de los enemigos fundamentales de esta primera propuesta, pues nos “ata” al sofá durante mucho tiempo. Intentemos sustituir parte de ese tiempo por otras actividades, como jugar con los niños, si tenemos, pasear a buen ritmo, organizar una pequeña sesión de baile en casa…
• Evitemos usar el coche u otros medios de transporte siempre que sea posible; podemos aparcar a varias manzanas o bajarnos del autobús o metro tres o cuatro paradas antes de la nuestra y realizar el resto del trayecto caminando a buen ritmo.
• Intentemos sustituir el ascensor por las escaleras; si vivimos/trabajamos en un piso muy elevado, hagamos parte de la subida a pie (la bajada es menos recomendable).
• Durante nuestra jornada (y lo mismo podemos aplicar al tiempo que permanezcamos sentados en casa) efectuemos pausas entre horas para caminar un poco. Cuanto menos, pongámonos de pie a ratos.
• Si podemos practicar algún deporte, nuestra salud también nos lo agradecerá, pues este tipo de actividad incidirá, además, en la prevención de la obesidad y la consiguiente reducción de riesgos cardiovasculares. Según los últimos estudios, no es imprescindible que dediquemos un mínimo de veinte minutos a una actividad física intensa, como se creía hasta hace muy poco: caminar a buen paso durante treinta minutos aporta los mismos beneficios en la lucha contra el sedentarismo. Dichos estudios demuestran también que dos o tres sesiones diarias de actividad intensa de 10 minutos de duración tienen resultados similares. Recordemos, además, que el ejercicio físico reconforta nuestra mente, ayudándonos a mantener a raya al estrés o la depresión y reforzando, incluso, el tratamiento del Alzheimer.

Fuente: Consumer

Newsletter de:

Leave a Reply