rainbow

Las legumbres también son para el verano

Banner_salud, legumbres

 

 

 

 

 

 

 

Las legumbres también son para el verano

Es normal que un plato de legumbres no nos parezca atractivo con las temperaturas veraniegas, pero no nos equivoquemos, la culpa no la tienen las legumbres, sino la forma en la que solemos cocinarlas. Prueba de ello es que preparadas en ensalada con verduras frescas troceadas, la idea se hace mucho más sugerente. En  AgioGlobal  queremos que su consumo se extienda a lo largo del año debido que son un alimento de gran calidad, por lo que te enseñamos sus beneficios y algunas ideas para sacarles el máximo partido.

 

Variedad y valor nutricional de las legumbres

Las legumbres secas más comunes en la dieta española son las lentejas, los garbanzos y las alubias. También son legumbres, la soja, el cacahuete y los guisantes, los cuales aun siendo legumbres se suelen consumir frescos e incluirse dentro de las hortalizas. Una vez dejadas en remojo, el agua compone el 65% de su peso, correspondiendo el resto a proteínas (10%) y a hidratos de carbono (25%).

 

Proteínas de las legumbres

Las legumbres tienen un alto contenido en proteínas, aunque su valor biológico no es muy alto, es decir, se trata de proteínas en las que escasean algunos aminoácidos esenciales. Sin embargo, esta deficiencia se puede compensar combinándolas con otro tipo de alimentos como los cereales o tubérculos.

 

Hidratos de carbono de las legumbres

Las legumbres son ricas en almidón, fibra y otros hidratos que disminuyen la producción de colesterol por parte del hígado favoreciendo la flora intestinal.

 

La grasa de las legumbres

La mayoría de las legumbres no contienen grasa y si la tienen suele ser insaturada. Solo la soja y el cacahuete son ricos en grasas y sirven de materia prima para la extracción de aceites.

 

Vitaminas y minerales de las legumbres

En cuanto a la presencia de micronutrientes, es cierto que las legumbres secas no son especialmente ricas en vitaminas (contienen algunas del grupo B), pero sí tienen numerosos minerales que varían en cada caso: generalmente son ricas en calcio, fósforo, potasio, magnesio, yodo y hierro. Respecto a este mineral, hay que tener en cuenta que, aunque abunda en las legumbres, no es un hierro tan absorbible por el organismo como lo es el hierro de la carne. Para aumentar dicha absorción se debe combinar su ingesta con alimentos ricos en vitamina C. Por tanto, una buena opción es añadir fruta a la ensalada (o tomate o pimiento crudos).

 

Cómo sacar a las legumbres el máximo partido

Las legumbres secas deben permanecer en remojo entre 6 y 12 horas en función de su tamaño. El agua puede condicionar su reblandecimiento, dificultándolo en el caso de tener un alto contenido en sales de calcio y magnesio.

No conviene añadirle bicarbonato al agua, pues provocaría una pérdida de minerales.

Es preferible desechar el agua del remojado, pues se llevará consigo parte de los antinutrientes de las legumbres.

Durante la cocción, las legumbres deben estar cubiertas de agua en todo momento para evitar que el guiso se seque. Es aconsejable añadir una cucharada de aceite al principio de la cocción, para evitar la formación de espumas y no añadir la sal hasta el final, pues de lo contrario las legumbres podrían no ablandarse.

Para evitar las flatulencias que producen las legumbres, puede romperse el hervor de la cocción con agua fría, hacerse un puré y filtrar los hollejos o usar especias que ayuden a mejorar el proceso digestivo. Por ejemplo un hummus (crema de garbanzos) con comino.

Y si lo que nos falta es tiempo, podemos recurrir a las legumbres ya cocidas y envasadas. Las lavamos bien, añadimos verdura fresca troceada, un chorrito de aceite y vinagre y… ¡a disfrutar!

 

Por tanto, desde  AgioGlobal queremos recordar que las legumbres, un alimento muy característico de nuestra Dieta Mediterránea son ideales para el verano, solamente tenemos que cambiar la forma de cocinarlas y hacer que formen parte de platos ligeros y frescos.

Fuente: saludabit.es

 

Leave a Reply