rainbow

Llegar el primero por la mañana e irse el último. ¿Buen ejemplo de gestión?

banner_motivación_noviembreDurante muchos años se extendió la creencia de que quien más tiempo permanecía en su puesto de trabajo, era más productivo y, por lo tanto, mejor para la empresa. También entre los empresarios. Esta forma de trabajar se asociaba a la de un jefe hecho a sí mismo, trabajador y dedicado a su negocio, que quería saberlo todo y supervisarlo todo. Este empresario llegaba incluso a pensar que si él no estaba, nada funcionaba.

Sin embargo, esos atributos positivos que se daban a aquellos que vivían para trabajar fueron a menos en los últimos años hasta caer en la cuenta de que es un error. En la mayoría de las ocasiones, el echar horas de más en el trabajo significa que se ha estado perdiendo el tiempo durante la jornada laboral o que la persona no sabe delegar.

En AgioGlobal estamos comprometidos con la conciliación familiar, por eso te vamos contar por qué llegar el primero e irse el último no es un buen ejemplo de gestión.

Lejos de lo que opinan algunos empresarios, incitar a los trabajadores a pasar más horas en el trabajo hace que estos pasen menos tiempo con su familia, por lo que están descontentos desde el primer minuto. Algo poco recomendable porque tener un trabajador descontento afecta –de forma negativa- a la productividad de la empresa.

Y es que ser productivo no es lo mismo que vivir en el trabajo. Lo ideal es echar las horas necesarias para sacar el trabajo adelante, descansar y dedicar tiempo a la familia y aficiones.

Asimismo, que el responsable salga de su despacho y vea a su equipo trabajando suele ser síntoma de que estos no han hecho su trabajo como ni cuando deberían.

Ser el primero en llegar y el último en irse no es buen síntoma en ninguno de los estatus que hay dentro de una empresa. Que sea el jefe el que practica esta rutina suele significar incapacidad para delegar. Para estos, lo recomendable es contratar a alguien cualificado, con experiencia, que esté en sintonía y en quien pueda dejar el trabajo de forma sencilla y sin preocupaciones.

Pero lejos de lo que opinan muchos, esto no significa la desaparición del responsable de la empresa o del departamento. Más bien todo lo contrario. Delegar le permite dejar de preocuparse por temas menores y dedicarse a cuestiones ejecutivas y de coordinación como buscar nuevas líneas de negocio o más clientes, las cosas realmente productivas para la cuenta de resultados.

Dice el famoso refrán “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, y no hay mayor verdad. Hacer las cosas a tiempo en el trabajo facilita el día a día a todos, aprovechando esas horas que se trabajaba de más para estar con la familia o hacer lo que te gusta.

FUENTE: Pymesyautonomos.com

Leave a Reply