rainbow

GRUPO AGIO JUNIO 10

EL COMPROMISO DE APTIVA CONSULTORES CON LA INSERCIÓN LABORAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD

APTIVA CONSULTORES, división de consultoría de Grupo Agio, es la única consultora en España especializada en la búsqueda de perfiles cualificados con discapacidad. De esta forma, no se limita a cumplir con la recientemente estrenada LISMI (Ley de Integración Social de Minusválidos), sino que se involucra de una manera más activa en la integración de este colectivo, dando todo el soporte necesario a las empresas para que puedan incorporar a los candidatos con discapacidad idóneos.

APTIVA CONSULTORES, como el resto de divisiones de Grupo Agio, es consciente de la doble vertiente de su responsabilidad: hacia sus clientes, las empresas que precisan cubrir algún puesto de trabajo, y hacia las personas en búsqueda activa de empleo, y todos sus esfuerzos se vuelcan en cumplir con dicha responsabilidad, para ofrecer un servicio de calidad y plenamente satisfactorio para ambas partes. Este hecho obliga al grupo a estar muy pendiente de las necesidades que surgen en el mercado, tanto del lado de la oferta como del de la demanda, incluso antes de que empresas y empleados sean conscientes de dichas necesidades, para poder darles respuesta de una forma inmediata. Y este es el caso de un colectivo que precisa del esfuerzo de todos para integrarse en nuestra sociedad y tener oportunidad de demostrar todo lo que puede aportarle, especialmente en momentos en que la situación económica ataca con más fuerza a los más desprotegidos: las personas con discapacidad.

Desde el pasado 7 de abril, fecha en que entró en vigor la Ley de Integración Social de Minusválidos (LISMI), todas las empresas públicas y privadas que empleen a más de 50 trabajadores están obligadas a contratar a trabajadores discapacitados en un porcentaje no inferior a un 2%.

La LISMI tiene su origen en el artículo 49 de la Constitución Española de 1978, que establece que “Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a los que prestarán la atención especializada que requieran y los amparará especialmente para el disfrute de los derechos que este Título I otorga a los ciudadanos.” Esta disposición constitucional supone una clara manifestación del compromiso adquirido por los poderes públicos para amparar de un modo especial a las personas con discapacidad, con el fin de garantizar el pleno disfrute de los derechos que el título primero otorga a todos los ciudadanos españoles. La LIMI constituye la primera norma que se desarrolla en respuesta a la exigencia constitucional establecida por el artículo 49.

Este especial amparo que la legislación quiere por fin regular supone una nueva obligación para gran cantidad de las empresas de nuestro país, que tienen la necesidad de incorporar personal (un 2% del total de nuevas contrataciones) con unas características que le son impuestas para cubrir sus necesidades de contratación, con la dificultad que ello implica. Y aquí es donde entra en juego Aptiva Consultores, única consultora especializada en la búsqueda de perfiles cualificados con discapacidad, en esta doble vertiente que maneja: la de ofrecer a las personas con algún tipo de discapacidad un empleo que se ajuste a sus deseos y necesidades y la de hacer llegar a la empresa el candidato de ese colectivo idóneo para el puesto vacante.

Aptiva Consultores está comprometida con la inserción laboral de las personas con discapacidad y apuesta y apoya a las empresas que deciden cumplir el porcentaje exigido por la ley, ayudándolas, así, a ser elementos activos en la búsqueda de una sociedad más igualitaria también en el plano laboral.

De esta forma, la consultora se encuentra con un reto fundamental:

  • Pasar de la mera protección a la verdadera integración, trabajar por fomentar la capacidad de decisión y autodeterminación sobre su propia vida de las personas con discapacidad.
  • Colaborar con las empresas en el cumplimento del 2% que marca la LISMI, ayudándoles en todo el proceso de selección, desde la determinación de los puestos que se cubrirán con personal discapacitado hasta la contratación final de la persona seleccionada.

La LISMI establece también una serie de medidas alternativas para aquellas empresas que decidan no cumplir con el porcentaje del 2%:

  1. -Realización de un contrato mercantil o civil con un centro especial de empleo, o con un trabajador autónomo discapacitado, para el suministro de materias primas, maquinaria, bienes de equipo, o de cualquier otro tipo de bienes necesarios para el normal desarrollo de la actividad de la empresa.
  2. – Realización de un contrato mercantil o civil con un Centro Especial de Empleo, o con un trabajador autónomo discapacitado, para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa.
  3. – Realización de donaciones y de acciones de patrocinio, siempre de carácter monetario, para el desarrollo de actividades de inserción laboral y de creación de empleo de personas con discapacidad. El importe de esta donación habrá de ser, al menos, de 1,5 veces el SMI anual por cada trabajador discapacitado dejado de contratar por debajo de la cuota del 2%.
  4. – Constitución de un enclave laboral, previa suscripción del correspondiente contrato con un centro especial de empleo. La cuantía para esta medida es 3 veces el IPREM anual.

El importe anual de los contratos  con el Centro Especial de Empleo o con los trabajadores autónomos con discapacidad deberá ser 3 veces el IPREM (Indicador público de renta a efectos múltiples) anual por cada trabajador con discapacidad dejado de contratar.

Newsletter de:

Leave a Reply