rainbow

¿Padeces el síndrome de la Rana Hervida?

rana hervidaLogoEn AgioGlobal consideramos que hoy en día, la mayoría de las personas experimentan una situación límite en la que el estrés a la que estamos sometidos nos pueden superar. Si alguna vez te has visto envuelto en un entorno de este tipo, tranquilo, no eres el único. Simplemente has sufrido el síndrome de la rana hervida. Por ese motivo, queremos hacer eco de las ideas de Pilar Jerico sobre este síndrome, que se explica con el siguiente ejemplo: si ponemos una rana en una olla con agua, que se va calentando poco a poco, a razón de 0,02 grados por minuto, la pobre se queda tan tranquila y muere achicharrada. Sin embargo, si por el contrario la rana entra directamente en el agua hirviendo, ésta salta al instante. Este es el denominado síndrome de la rana hervida y el que, inconscientemente, sufrimos las personas.

¿Cómo lo sufrimos nosotros? Los seres humanos somos capaces de aguantar y aguantar más y más bajo mil excusas ante situaciones que nos hacen daño, que nos vacían de fuerza y luego, con el tiempo, cuando hemos salido de la olla caliente, miramos atrás y nos preguntamos: ¿Cómo he podido soportar esa situación?. Hemos sido capaces de soportar, porque la capacidad de aguante de las personas puede llegar a ser inmenso. El miedo y la comodidad es el agua que nos va hirviendo por dentro. Pensamos que es lo “normal”. “Es normal que me haga esperar una hora”, “es normal trabajar todos los fines de semana” “es normal…”. Y mientras nos decimos todo ello, vamos quemándonos por dentro. La buena noticia es que existe otro modo de afrontar la vida: La determinación de ser uno mismo y decir basta a aquello que no nos conviene. 

Para conseguir esa determinación de ser uno mismo, en AgioGlobal queremos destacar las ideas de Pilar:

1. Identifica cuando algo te está quemando.

Parece fácil decirlo pero nuestra mente es muy traicionera y se busca muchas excusas para seguir enredada en lo mismo. Una buena pista para descubrirlo es a través el cuerpo: dolores de cabeza, malestar en general o agendas imposibles que no te dejan descansar y, por tanto, pensar. Cuando algo de lo anterior sucede, vives una situación que quizá te esté superando y necesitas ser sincero contigo mismo.

2.Analiza qué ventajas te aporta la situación que “te quema”.

Todo, absolutamente todo cuanto hacemos nos aporta un beneficio. Hasta el dolor. Lo que es importante es hacerse la pregunta y responder con sinceridad: ¿Qué me aporta de positivo esta relación que me desgasta o este estrés? A veces, los beneficios ocultos son difíciles de identificar, pero si lo consigues, es un gran paso para librarte de ellos

3. Pon límites.

Hay que poner límites que no estemos dispuestos a sobrepasarlos.

4.Despierta la determinación. 

Comienza a pensar en vivir de otro modo, podrías plantearte realizar cambios en tu vida, como por ejemplo:  ¿Qué pasaría si trabajara en otro sitio?, ¿Qué pasaría si cambiase mi rutina?… En la medida que comencemos a ver las alternativas, tendremos más fuerza para parar la situación que nos desgasta.

 

Fuente: www.pilarjerico.com

 

Leave a Reply