rainbow

Cómo medir tu inteligencia emocional

Consejo_enero2020

Las emociones son mucho más que nuestras reacciones ante situaciones de la vida. Si aprendemos a usarlas a nuestro favor, pueden ser una herramienta muy poderosa -posiblemente la más poderosa de todas- para alcanzar nuestros objetivos… sin importar lo inalcanzables que parezcan.

Para saber si sabemos manejar nuestras emociones o dejamos que éstas nos dominen a nosotros, desde AgioGlobal queremos enseñaros algunas señales de que tienes una inteligencia emocional desarrollada para poder trabajar sobre ellas.

1. Identificas tus emociones

El primer paso para aprender a controlar tus emociones es, saber identificarlas. En ocasiones nos podemos sentir frustrados sin motivo o irritado, cuando en el fondo es estrés acumulado. Date tiempo para conectarte contigo mismo y descubrir qué estás sintiendo y cuál es el origen de esa emoción. Te ayudará mucho más de lo que crees.

2. Tienes control sobre ti mismo

Ante una situación que te lleve al límite, no reaccionas con ataques de ira, llanto o cualquier otra emoción desbordada. Por el contrario, has aprendido a controlarte y “pensar bien las cosas” antes de reaccionar de alguna forma de la que después puedas arrepentirte.

3. Entiendes las emociones de los demás

No sólo identificas tus propias emociones; tienes empatía, es decir, la sensibilidad suficiente para detectar cómo se están sintiendo las demás personas. Ya que te pones en los zapatos de los demás, consigues que la gente se sienta cómoda a tu lado. Esto te permite establecer relaciones valiosas.

4. Sabes enfrentar el cambio

Los cambios nos asustan a todos, pero las personas emocionalmente inteligentes no se dejan paralizar por ellos sino que asumen los cambios como parte de un proceso de crecimiento y aprendizaje.

5. No te derrotan los fracasos

Es completamente normal que te sientas desanimado al tener un tropiezo. Pero, no debemos dejar que los fracasos dicten tu camino. Te repones rápido, aprendes la lección y continúas adelante.

6. Sabes enfocarte

Con todas las distracciones de la vida moderna –redes sociales, Whatsapp, juntas, llamadas…– sabes priorizar tus tareas y enfocar tu atención en lo que te permita avanzar. Esto te permite construir proyectos a mediano a largo plazo, y no pasar el día a día resolviendo tareas urgentes.

7. Sabes escuchar

Sabes escuchar todo lo que sucede a tu alrededor y hablar únicamente cuando sea necesario. No hablas de más ni te impones ante los demás; por el contrario, absorbes toda la información que puedes. Podría decirse que eres una persona de perfil bajo.

8. Escuchas tu voz interior

Le prestas atención a tus instintos, y muchas veces actúas con base en ellos y no con base en lo que dicte tu razón. Aunque escuchas tu voz interior, procuras no caer víctima de prejuicios.

Fuente: yahoo.com

La OMS nos da cinco consejos para tener un 2020 saludable

Foto salud 1

 

 

 

 

 

 

 

Un 2020 saludable. Se trata de una legítima aspiración para el año que comienza. Sin embargo, un obstáculo que suele interponerse es lo complicado que a veces nos resulta cumplir con los propósitos que nos hacemos, una vez que desaparece el entusiasmo inicial que sigue a las 12 campanadas.

Desde AgioGlobal queremos enseñarte una ruta hacia un 2020 más saludable, por lo que os enseñamos unas sencillas recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos da para incluir una dieta sana y equilibrada.

Mejor alimentación es mejor salud

En sus recomendaciones, la OMS nos recuerda que lo que comemos y bebemos puede afectar la capacidad de nuestro cuerpo para combatir infecciones, así como la probabilidad de que desarrollemos problemas de salud más adelante en la vida, incluyendo obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes y diferentes tipos de cáncer.

Debemos tener en cuenta que los ingredientes exactos de una dieta saludable dependerán de diferentes factores como la edad y la actividad que tengamos. Tampoco podemos olvidar los tipos de alimentos disponibles en las comunidades donde vivimos y en cada época del año.

Pero, en términos generales, hay algunos consejos alimenticios comunes para ayudarnos a llevar una vida más saludable y más larga al comenzar el 2020, destaca la OMS.

 

1. Variedad en la comida

Nuestros cuerpos son increíblemente complejos y (con la excepción de la leche materna para bebés), ningún alimento contiene todos los nutrientes que necesitamos para que funcionen de la mejor manera. Por lo tanto, nuestras dietas deben contener una amplia variedad de alimentos frescos y nutritivos para mantenernos fuertes.

Algunos consejos para garantizar una dieta equilibrada:

- En su dieta diaria coma una mezcla de alimentos básicos como trigo, maíz, arroz y papas con legumbres como lentejas y frijoles, muchas frutas y verduras frescas, y alimentos de origen animal (por ejemplo, carne, pescado, huevos y leche).

- Elija alimentos integrales; son ricos en fibra valiosa y pueden ayudarlo a sentirse lleno por más tiempo.

- Para los refrigerios, elija verduras crudas, nueces sin sal y fruta fresca, en lugar de alimentos con alto contenido de azúcares, grasas o sal.

 

2. Reducir el consumo de sal

Demasiada sal puede elevar la presión arterial que es un factor de riesgo principal para enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. El límite recomendado por la OMS es 5 gramos (equivalente a una cucharadita) al día y estiman que en promedio consumimos el doble del límite. Debemos tener en cuenta que comúnmente se agrega en alimentos procesados ​​o bebidas, y a menudo en grandes cantidades.

Algunos consejos para reducir su consumo de sal:

- Al cocinar y preparar alimentos, use sal con moderación y reduzca el uso de salsas y condimentos salados (como salsa de soja, caldo o salsa de pescado).

- Evite los refrigerios con alto contenido de sal e intente elegir refrigerios frescos y saludables en lugar de alimentos procesados.

- Cuando use vegetales enlatados o secos, nueces y frutas, elija variedades sin sal y azúcares añadidos.

- Retire la sal y los condimentos salados de la mesa e intente evitar agregarlos por costumbre.

- Revise las etiquetas de los alimentos y busque productos con menor contenido de sodio.

 

3. Reducir el uso de ciertas grasas y aceites

Todos necesitamos algo de grasa en nuestra dieta. Pero comer demasiado, especialmente los tipos incorrectos, aumenta los riesgos de obesidad, enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. Las grasas trans producidas industrialmente son las más peligrosas para la salud. La OMS señala que una dieta alta en este tipo de grasa aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en casi un 30%.

Algunos consejos para reducir el consumo de grasas:

- Reemplace la mantequilla, manteca y manteca con aceites más saludables como la soja, el maíz y el girasol.

- Elija carnes blancas como las aves de corral y el pescado, que generalmente son más bajas en grasas que las carnes rojas, recorte la carne de grasa visible y limite el consumo de carnes procesadas.

- Intente cocinar al vapor o hervir en lugar de freír los alimentos.

- Revise las etiquetas y evite siempre todos los alimentos procesados, rápidos y fritos que contengan grasas trans producidas industrialmente.

 

4. Limitar la ingesta de azúcar

El exceso de azúcar no solo es malo para nuestros dientes, sino que aumenta el riesgo de aumento de peso no saludable y obesidad. Ello puede conducir a problemas de salud graves y crónicos. Al igual que con la sal, es importante tener en cuenta la cantidad de azúcares “ocultos” que pueden estar en los alimentos y bebidas procesados. Por ejemplo, una sola lata de refresco puede contener hasta 10 cucharaditas de azúcar agregada.

Algunos consejos para reducir la ingesta de azúcar:

- Limite el consumo de dulces y bebidas azucaradas, como bebidas gaseosas, jugos de frutas y jugos concentrados líquidos y en polvo, agua aromatizada, bebidas energéticas y deportivas, té y café listos para tomar y bebidas lácteas aromatizadas.

- Elija bocadillos frescos y saludables en lugar de alimentos procesados.

- Evite dar alimentos azucarados a los niños. La sal y los azúcares no deben agregarse a los alimentos complementarios que se les dan a los niños menores de 2 años, y deben limitarse más allá de esa edad.

 

5. Moderar el consumo de alcohol

El alcohol no es parte de una dieta saludable. Pero todos sabemos que las celebraciones de Año Nuevo están asociadas con su consumo. En general, beber demasiado o con demasiada frecuencia aumenta el riesgo inmediato de lesiones. También puede causar efectos a más largo plazo como daño hepático, cáncer, enfermedades cardíacas y enfermedades mentales. Según la OMS, no hay un nivel seguro de consumo de alcohol. Para muchas personas, incluso los niveles bajos de consumo de alcohol pueden estar asociados con riesgos significativos para la salud.

La OMS recomienda no beber alcohol si estás embarazada, conduciendo, tienes problemas de salud, tomas medicamentos que interactúan con el alcohol o tienes dificultades para controlar su consumo. La OMS también ha desarrollado una guía de autoayuda para proporcionar orientación a las personas que buscan reducir o eliminar el consumo de alcohol.

 

Estos sencillos consejos nos ayudarán a tener una vida más saludable en 2020 y más allá.

Fuente: cambio16.com

13 formas de concentrarte, aumentar tu motivación e impulsar tus ganas

foto motivacion

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de nosotros tiene una buena idea de cómo ser saludable y mantener la concentración durante momentos estresantes, pero hay 13 formas comprobadas en las que puedes cargar tu concentración, aumentar tu motivación e impulsar tus ganas, tanto para ti como para tus empleados. Desde AgioGlobal queremos que las conozcas para que te asegures de incorporarlas en tu agenda semanal.

Diversión

Ambientes laborales divertidos hacen que sus empleados sean más felices y estén más satisfechos. Esta diversión dentro de la oficina se relaciona con una mejora de la motivación y la productividad, un aumento de la satisfacción personal y una reducción notable del estrés. Esto es aplicable tanto en empresas grandes como en pequeños grupos de empleados, pudiendo incluir tiempo social en el día a día para ayudar a los trabajadores a relajarse y construir relaciones personales entre ellos.

Música

Las tiendas que más venden son las que más invierten en sus playlists, asegurando una experiencia que tendrá un impacto en el humor de sus clientes y su comportamiento de compra. Varios estudios han demostrado que poner música en los pasillos y en las salas de juntas aporta cohesión, sobre todo durante sesiones colaborativas o cuando los ánimos están bajos por tiempos de entrega cortos o proyectos complejos.

Puedes poner algo de música chill-out, pero teniendo en cuenta que hay estudios que han demostrado que la música instrumental, por encima de la música con letra, obtiene mejores calificaciones para ayudar a la concentración y la atención en el trabajo. Pon una playlist instrumental ligera para que tus empleados sientan el ritmo y lo lleven a sus teclados alegremente.

Meditación

No es descabellado pensar que mucha gente medita para darse una ventaja competitiva. Sin embargo, es cierto que la meditación puede contribuir positivamente a la vida en una oficina. Analizando 10 estudios empíricos que se realizaron en Norte América, Europa y Asia, la meditación demostró beneficios no sólo para la salud mental, sino también para las relaciones sociales y para resolver conflictos entre roles, beneficiando la innovación y el desarrollo organizacional.

Establecer una pausa de 10 minutos por la mañana y otra por la tarde puede convertir tu oficina en una concentración de poder canalizado hacia la creatividad y la productividad.

Visualización

La visualización es una práctica diaria poderosa que puedes utilizar para darle a tu cerebro un mapa hacia el éxito. Los estudios han demostrado que el cerebro no puede distinguir entre un recuerdo real y uno imaginario. Esto significa que cuando imaginas que algo se logra, puedes crear nuevas vías neuronales que le darán a tu cerebro un punto de enfoque real y claro.

Ayuno

¿Cómo puede el ayuno intermitente ayudarte a obtener mejores resultados? Una pausa larga entre comidas (desde la cena hasta 16-18 horas después) puede aportarnos desde un balance de energía y concentración hasta claridad mental. Estamos aprendiendo que el ayuno intermitente ayuda a que los sistemas más importantes como el digestivo, se tomen una pausa que suceda la “limpieza” o autofagia, algo que inicia después de las 12 o 14 horas sin ingerir alimentos. El cuerpo no sólo se deshace de células disfuncionales, sino que impulsa el crecimiento de hormonas y aumenta el número de mitocondria para transformar nuestro cuerpo en una mejor máquina quemadora.

Desconectarte

Este tema suele suscitar una respuesta visceral en las personas que tienen que trabajar con varios dispositivos. Pero, ¿puedes siquiera recordar la vida cuando no estabas siempre conectado? Las investigaciones más recientes en el comportamiento humano han generado mucha información que demuestra los efectos negativos de estar conectados constantemente, sobre todo en nuestra mente, nuestro bienestar y nuestro sueño. Tendencias como el FOMO (miedo de perderte algo, por sus siglas en inglés) y la falta de sueño por la sobre exposición a la luz azul están teniendo un fuerte impacto en nuestra productividad diaria y en nuestro desempeño.

Sin embargo, ahora hay aplicaciones que pueden limitar el tiempo en pantalla o poner tu trabajo en pausa para tomarte un descanso, estirarte, hacer yoga o tomar una siesta. Aprender a trabajar con la tecnología para tu beneficio te ayudará a desempeñarte mejor a largo plazo.

Ejercitarte

Incluir el ejercicio en una ocupada agenda puede ser complicado, pero está demostrado que el ejercicio puede mejorar sustancialmente tu productividad. Un estudio de la Universidad de Briston comparó el desempeño laboral entre días en los que sus participantes se ejercitaban o no. La conclusión fue que tuvieron calificaciones más de 20% más de concentración, mejora de tiempo de entrega y trabajo ininterrumpido, además de un 41% más de motivación.

Siesta reparadora

Según la Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos, una siesta de 20 minutos entre la 1 y las 3 de la tarde pueden restaurar tu nivel de alerta, mejorar tu desempeño y reducir la cantidad de errores y accidentes.

Un baño frío

Un baño frío no suena atractivo, pero se está convirtiendo en la norma para los que no quieren perder días de trabajo por enfermedad. En Holanda donde un estudio demostró que una rutina de caliente a frío en el baño día como resultado una reducción en las ausencias por enfermedad. Después de un baño caliente, los participantes en el estudio elegían (dependiendo de su capacidad y salud) darse después un baño frío de 60 o 90 segundos.

Alimentos energéticos

Según una investigación de Harvard Health, incluir ciertos alimentos naturales en tu dieta puede ayudarle a tu corazón, vasos sanguíneos y cerebro. Vegetales de hoja verde, pescados azules, moras, te, café y nueces son algunos de los más recomendados.

Suplementos

Existen suplementos importantes que pueden disminuir la depresión y la ansiedad, mejorando tu productividad. Si te sientes deprimido, cansado o estás lidiando con ansiedad, intenta tener en línea todas tus vitaminas y minerales. Tener una deficiencia de cualquiera en tu cuerpo puede producir enfermedades mentales que pueden ser corregidas fácilmente cuando tomes los suplementos correctos.

Sueño que recarga

Según el reporte Handler de 2017, “el insomnio aumenta los costos de salud y menor productividad en 3,500 dólares anuales por empleado”. En otras palabras, dormir bien puede salvarte a largo plazo. Para mejorar nuestro sueño podemos seguir consejos como: tener la temperatura del cuarto entre 18º y 20º, comprar persianas oscuras, limitar la exposició na la luz azul al menos 2h antes de irse a dormir, limitar el consumo de cafeína y alcohol y tomar Ashwagandha (ginseng indio) una hora antes de acostarte para disminuir el cortisol y aumentar la relajación.

Educación

Cerrar la brecha entre entre quien eres hoy y la persona en la que te quieres convertir puede ser tan fácil como aprender un nuevo concepto. Aprende a dominar las nuevas técnicas que puedes usar en el trabajo para aumentar tu productividad. Según un reporte de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, si evalúa si tu desempeño laboral y descubres qué habilidades necesitas para innovar, y podrías ver crecer exponencialmente tus resultados.

Desde AgioGlobal aconsejamos poner en práctica estos pasos para mejorar en el trabajo, la salud y el bienestar, obteniendo una gran ventaja competitiva.

Fuente: entrepreneur.com